Página semiprotejada

Civilización maya

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a navegación Saltar a búsqueda

Detalle del Dintel 26 de Yaxchilán

La civilización maya ( / m ə / ) era un Mesoamericano civilización desarrollada por los pueblos mayas , y que destaca por su guión logosilábico -el más sofisticada y altamente desarrollado sistema de escritura en precolombina Américas -así como por su arte , arquitectura , matemáticas , calendario y sistema astronómico . La civilización maya se desarrolló en el área que hoy comprende el sureste de México , toda Guatemala.y Belice , y las porciones occidentales de Honduras y El Salvador . Incluye las tierras bajas del norte de la península de Yucatán y las tierras altas de la Sierra Madre , el estado mexicano de Chiapas , el sur de Guatemala , El Salvador y las tierras bajas del sur de la llanura litoral del Pacífico. “Maya” es un término moderno utilizado para referirse colectivamente a los diversos pueblos que habitaban esta zona, que no se llamaban a sí mismos “mayas” y no tenían un sentido de identidad común o unidad política [1].Hoy en día, sus descendientes, conocidos colectivamente como los mayas, suman más de 6 millones de personas, hablan más de veintiocho idiomas mayas supervivientes y residen en casi la misma zona que sus antepasados. [2]

El período Arcaico , antes del 2000 aC, vio los primeros desarrollos en la agricultura y las primeras aldeas. El período Preclásico ( c.  2000 a . C. a 250 d . C. ) vio el establecimiento de las primeras sociedades complejas en la región maya y el cultivo de los cultivos básicos de la dieta maya , incluidos maíz , frijoles , calabazas y chiles . Las primeras ciudades mayas se desarrollaron alrededor del 750 a. C., y para el 500 a. C. estas ciudades poseían una arquitectura monumental, incluidos grandes templos con elaborados estucos.fachadas. La escritura jeroglífica se estaba utilizando en la región maya en el siglo III a. C. En el Preclásico Tardío se desarrollaron varias ciudades grandes en la Cuenca del Petén , y la ciudad de Kaminaljuyú saltó a la fama en las tierras altas de Guatemala . Comenzando alrededor del 250 d.C., el período Clásico se define en gran medida como cuando los mayas levantaban monumentos esculpidos con fechas de Cuenta Larga . Este período vio a la civilización maya desarrollar muchas ciudades-estado unidas por una compleja red comercial . En las tierras bajas mayas dos grandes rivales, las ciudades de Tikal y Calakmul, se volvió poderoso. El período Clásico también vio la intrusiva intervención de la ciudad central mexicana de Teotihuacan en la política dinástica maya. En el siglo IX, hubo un colapso político generalizado en la región maya central, que resultó en guerras intestinas , el abandono de ciudades y un desplazamiento de la población hacia el norte. El período Posclásico vio el surgimiento de Chichén Itzá en el norte y la expansión del agresivo reino Kʼicheʼ en las tierras altas de Guatemala. En el siglo XVI, el Imperio español colonizó la región mesoamericana y una larga serie de campañas vieron la caída de Nojpetén , la última ciudad maya, en 1697.

El gobierno durante el período Clásico se centró en el concepto del "rey divino", que se pensaba que actuaba como mediador entre los mortales y el reino sobrenatural. La realeza era patrilineal y el poder normalmente pasaba al hijo mayor . Se esperaba que un futuro rey fuera un líder de guerra exitoso y también un gobernante. Los sistemas de clientelismo cerrados eran la fuerza dominante en la política maya, aunque la forma en que el clientelismo afectaba la estructura política de un reino variaba de una ciudad-estado a otra. Para el período Clásico Tardío, la aristocracia había crecido en tamaño, reduciendo el poder previamente exclusivo del rey. Los mayas desarrollaron formas de arte sofisticadas utilizando materiales perecederos y no perecederos, como madera, jade , obsidiana ,cerámica , monumentos de piedra esculpida, estuco y murales finamente pintados.

Las ciudades mayas tendieron a expandirse al azar. Los centros de la ciudad comprendían complejos ceremoniales y administrativos, rodeados por una extensión irregular de distritos residenciales. Las diferentes partes de una ciudad a menudo estaban unidas por calzadas . Arquitectónicamente, los edificios de la ciudad incluían palacios, templos piramidales , juegos de pelota ceremonialesy estructuras especialmente alineadas para la observación astronómica. La élite maya sabía leer y escribir y desarrolló un complejo sistema de escritura jeroglífica. El suyo era el sistema de escritura más avanzado de las Américas precolombinas. Los mayas registraron su historia y sus conocimientos rituales en libros con pliegues, de los cuales sólo quedan tres ejemplos indiscutibles, y el resto fue destruido por los españoles. Además, se pueden encontrar una gran cantidad de ejemplos de textos mayas en estelas y cerámicas. Los mayas desarrollaron una serie muy compleja de calendarios rituales entrelazados y emplearon matemáticas que incluían uno de los primeros casos conocidos del cero explícito en la historia de la humanidad. Como parte de su religión, los mayas practicaban el sacrificio humano .

Mesoamerica

El área maya dentro de Mesoamérica
Permanece en Joya de Ceren , un asentamiento de la época clásica en El Salvador enterrado bajo ceniza volcánica alrededor del año 600 d.C. Su preservación ha sido de gran ayuda en el estudio de la vida cotidiana en una comunidad agrícola maya.

La civilización maya se desarrolló dentro del área cultural mesoamericana, que cubre una región que se extiende desde el norte de México hacia el sur hasta América Central. [3] Mesoamérica fue una de las seis cunas de la civilización en todo el mundo. [4] El área mesoamericana dio lugar a una serie de desarrollos culturales que incluyeron sociedades complejas , agricultura , ciudades, arquitectura monumental , escritura y sistemas calendáricos . [5] El conjunto de rasgos compartidos por las culturas mesoamericanas también incluyó el conocimiento astronómico , la sangre y el sacrificio humano , y uncosmovisión que veía el mundo dividido en cuatro divisiones alineadas con las direcciones cardinales , cada una con diferentes atributos, y una división del mundo en tres direcciones en el reino celestial, la tierra y el inframundo. [6]

Para el 6000 a. C., los primeros habitantes de Mesoamérica estaban experimentando con la domesticación de plantas, un proceso que finalmente condujo al establecimiento de sociedades agrícolas sedentarias . [7] El clima diverso permitió una amplia variación en los cultivos disponibles, pero todas las regiones de Mesoamérica cultivaron los cultivos base de maíz, frijoles y calabazas. [8] Todas las culturas mesoamericanas utilizaron tecnología de la Edad de Piedra ; después de c. Se trabajaba el cobre, la plata y el oro del año 1000 d.C. Mesoamérica carecía de animales de tiro , no usaba la rueda y poseía pocos animales domésticos; el principal medio de transporte era a pie o en canoa. [9]Los mesoamericanos veían el mundo como hostil y gobernado por deidades impredecibles. El juego de pelota ritual mesoamericano fue ampliamente jugado. [10] Mesoamérica es lingüísticamente diversa, y la mayoría de los idiomas se encuentran dentro de un pequeño número de familias lingüísticas ; las familias principales son maya , mixe-zoqueano , otomangue y uto-azteca ; también hay varias familias y aislamientos más pequeños . El área de la lengua mesoamericana comparte una serie de características importantes, que incluyen préstamos generalizados y el uso de un sistema numérico vigesimal .[11]

El territorio de los mayas cubría un tercio de Mesoamérica, [12] y los mayas estaban comprometidos en una relación dinámica con culturas vecinas que incluían a los olmecas , mixtecas , teotihuacanos, aztecas y otros. [13] Durante el período Clásico Temprano, las ciudades mayas de Tikal y Kaminaljuyú fueron focos mayas clave en una red que se extendía más allá del área maya hacia las tierras altas del centro de México. [14] Aproximadamente al mismo tiempo, hubo una fuerte presencia maya en el complejo de Tetitla de Teotihuacan. [15] Siglos más tarde, durante el siglo IX d. C., los murales de Cacaxtla, otro sitio en las tierras altas del centro de México, fueron pintados en estilo maya. [16] Esto puede haber sido un esfuerzo por alinearse con la todavía poderosa área maya después del colapso de Teotihuacan y la consiguiente fragmentación política en las tierras altas mexicanas, [17] o un intento de expresar un origen maya distante de los habitantes. [18] La ciudad maya de Chichén Itzá y la lejana capital tolteca de Tula tenían una relación especialmente estrecha . [19]

Geografía

Área maya

La civilización maya ocupó un amplio territorio que incluía el sureste de México y el norte de Centroamérica. Esta área incluía toda la península de Yucatán y todo el territorio ahora incorporado a los países modernos de Guatemala y Belice, así como las porciones occidentales de Honduras y El Salvador. [20] La mayor parte de la península está formada por una vasta llanura con pocas colinas o montañas y una costa generalmente baja. [21]

La región de Petén está formada por una llanura caliza baja densamente boscosa; [22] una cadena de catorce lagos atraviesa la cuenca de drenaje central del Petén. [23] Hacia el sur, la llanura se eleva gradualmente hacia el altiplano guatemalteco. [24] Un denso bosque cubre el norte de Petén y Belice, la mayor parte de Quintana Roo , el sur de Campeche y una parte del sur del estado de Yucatán . Más al norte, la vegetación se convierte en un bosque bajo formado por un denso matorral. [25]

La zona litoral de Soconusco se encuentra al sur de la Sierra Madre de Chiapas, [26] y consiste en una estrecha llanura costera y las estribaciones de la Sierra Madre. [27] Las tierras altas mayas se extienden hacia el este desde Chiapas hasta Guatemala, alcanzando su punto más alto en la Sierra de los Cuchumatanes . Los principales núcleos de población precolombina del altiplano se ubicaron en los valles altiplánicos más grandes, como el Valle de Guatemala y el Valle de Quetzaltenango . En las tierras altas del sur, un cinturón de conos volcánicos corre paralelo a la costa del Pacífico. Las tierras altas se extienden hacia el norte hasta Verapaz y descienden gradualmente hacia el este.[28]

Historia

La historia de la civilización maya se divide en tres períodos principales: los períodos Preclásico, Clásico y Posclásico. [29] Estos fueron precedidos por el Período Arcaico, durante el cual surgieron las primeras aldeas asentadas y los primeros desarrollos en la agricultura. [30] Los eruditos modernos consideran estos períodos como divisiones arbitrarias de la cronología maya, en lugar de indicativos de evolución o declive cultural. [31] Las definiciones de las fechas de inicio y finalización de los períodos pueden variar hasta en un siglo, según el autor. [32]

Cronología maya [33]
PeríodoDivisiónfechas
Arcaico8000-2000 aC [34]
PreclásicoPreclásico Temprano2000–1000 a. C.
Preclásico MedioPreclásico Medio Temprano1000–600 a. C.
Preclásico Medio Tardío600-350 a. C.
Preclásico TardíoPreclásico Tardío Temprano350-1 a. C.
Preclásico Tardío Tardío1 a.C.- 159 d.C.
Preclásico Terminal159-250 d. C.
ClásicoClásico temprano250–550 d. C.
Clásico tardío550–830 d. C.
Clásico terminal830–950 d. C.
PosclásicoPosclásico temprano950-1200 d. C.
Posclásico Tardío1200-1539 d.C.
Periodo de contacto1511-1697 d. C. [35]

Período Preclásico (c. 2000 a. C. - 250 d. C.)

Kaminaljuyú , en las tierras altas, y El Mirador , en las tierras bajas, fueron ciudades importantes en el Preclásico Tardío.

Los mayas desarrollaron su primera civilización en el período Preclásico. [36] Los eruditos continúan discutiendo cuándo comenzó esta era de la civilización maya. La ocupación maya en Cuello (la actual Belice) ha sido datada por carbono alrededor del 2600 a. C. [37] Los asentamientos se establecieron alrededor del 1800 a. C. en la región del Soconusco de la costa del Pacífico, y los mayas ya cultivaban los cultivos básicos de maíz, frijoles, calabazas y ají. [38] Este período se caracterizó por comunidades sedentarias y la introducción de cerámica y figurillas de barro cocido. [39]

Un estudio Lidar del sitio Aguada Fénix recién descubierto en Tabasco, México, descubrió grandes estructuras que se sugirió que era un sitio ceremonial que data de entre 1000 y 800 a. C. El informe de 2020 de la encuesta, en la revista Nature, sugiere su uso como una observación ceremonial de los solsticios de invierno y verano, con festividades y reuniones sociales asociadas. [40]

Durante el Período Preclásico Medio , las pequeñas aldeas comenzaron a crecer para formar ciudades. [41] Nakbe en el departamento de Petén de Guatemala es la ciudad más antigua bien documentada en las tierras bajas mayas, [42] donde grandes estructuras se han fechado alrededor del 750 a. C. [41] Las tierras bajas del norte de Yucatán fueron pobladas ampliamente por el Preclásico Medio. [43] Aproximadamente en el año 400 a. C., los primeros gobernantes mayas levantaban estelas. [44] En Petén ya se utilizaba una escritura desarrollada en el siglo III a. C. [45] En el Período Preclásico Tardío, la enorme ciudad de El Mirador creció hasta cubrir aproximadamente 16 kilómetros cuadrados (6.2 millas cuadradas). [46]Aunque no tan grande, Tikal ya era una ciudad importante alrededor del 350 a. C. [47]

En las tierras altas, Kaminaljuyú emergió como un centro principal en el Preclásico Tardío. [48] Takalik Abaj y Chocolá fueron dos de las ciudades más importantes de la llanura costera del Pacífico, [49] y Komchen creció hasta convertirse en un sitio importante en el norte de Yucatán. [50] El florecimiento cultural del Preclásico Tardío colapsó en el siglo I d. C. y muchas de las grandes ciudades mayas de la época fueron abandonadas; se desconoce la causa de este colapso. [51]

Período clásico (c. 250–900 d. C.)

Estela D de Quiriguá , que representa al rey Kʼakʼ Tiliw Chan Yopaat [52]

El período Clásico se define en gran medida como el período durante el cual los mayas de las tierras bajas levantaron monumentos fechados utilizando el calendario de Cuenta Larga. [53] Este período marcó el pico de la construcción y el urbanismo a gran escala , el registro de inscripciones monumentales y demostró un importante desarrollo intelectual y artístico, particularmente en las regiones de las tierras bajas del sur. [53] El paisaje político maya del período Clásico se ha comparado con el de la Italia renacentista o la Grecia clásica , con múltiples ciudades-estado involucradas en una compleja red de alianzas y enemistades. [54] Las ciudades más grandes tenían poblaciones de 50.000 a 120.000 y estaban vinculadas a redes de sitios subsidiarios.[55]

Durante el Clásico Temprano, las ciudades de la región maya fueron influenciadas por la gran metrópoli de Teotihuacan en el lejano Valle de México . [56] En 378 d. C., Teotihuacan intervino decisivamente en Tikal y otras ciudades cercanas, depuso a sus gobernantes e instaló una nueva dinastía respaldada por Teotihuacan. [57] Esta intervención fue dirigida por Siyaj Kʼakʼ ("Nacido del fuego"), quien llegó a Tikal a principios de 378. El rey de Tikal, Chak Tok Ichʼaak I , murió el mismo día, lo que sugiere una toma violenta del poder. [58] Un año más tarde, Siyaj K'ak' supervisó la instalación de un nuevo rey, Yax Nuun Ayiin I . [59]La instalación de la nueva dinastía condujo a un período de dominio político cuando Tikal se convirtió en la ciudad más poderosa de las tierras bajas centrales. [59]

El gran rival de Tikal era Calakmul, otra poderosa ciudad de la cuenca del Petén. [60] Tikal y Calakmul desarrollaron sistemas extensos de aliados y vasallos; las ciudades menores que ingresaron a una de estas redes ganaron prestigio por su asociación con la ciudad de primer nivel y mantuvieron relaciones pacíficas con otros miembros de la misma red. [61] Tikal y Calakmul participaron en la maniobra de sus redes de alianzas entre sí. En varios puntos durante el período Clásico, uno u otro de estos poderes obtendría una victoria estratégica sobre su gran rival, resultando en respectivos períodos de florecimiento y declive. [62]

Calakmul fue una de las ciudades más importantes del período Clásico.

En 629, Bʼalaj Chan Kʼawiil , hijo del rey de Tikal Kʼinich Muwaan Jol II , fue enviado a fundar una nueva ciudad en Dos Pilas , en la región de Petexbatún , aparentemente como un puesto avanzado para extender el poder de Tikal más allá del alcance de Calakmul. [63] Durante las siguientes dos décadas luchó lealmente por su hermano y señor supremo en Tikal. En 648, el rey Yuknoom Chʼeen II de Calakmul capturó Balaj Chan Kʼawiil. Yuknoom Chʼeen II luego reinstaló a Balaj Chan Kʼawiil en el trono de Dos Pilas como su vasallo. [64] A partir de entonces sirvió como un aliado leal de Calakmul. [sesenta y cinco]

En el sureste, Copán era la ciudad más importante. [60] Su dinastía del período Clásico fue fundada en 426 por Kʼinich Yax Kʼukʼ Moʼ . El nuevo rey tenía fuertes lazos con el centro de Petén y Teotihuacan. [66] Copán alcanzó el apogeo de su desarrollo cultural y artístico durante el gobierno de Uaxaclajuun Ubʼaah Kʼawiil , quien gobernó desde 695 hasta 738. [67] Su reinado terminó catastróficamente cuando fue capturado por su vasallo, el rey Kʼakʼ Tiliw Chan Yopaat de Quiriguá. . [68] El señor capturado de Copán fue devuelto a Quiriguá y decapitado en un ritual público. [69]Es probable que este golpe fuera respaldado por Calakmul, con el fin de debilitar a un poderoso aliado de Tikal. [70] Palenque y Yaxchilán eran las ciudades más poderosas de la región de Usumacinta . [60] En las tierras altas, Kaminaljuyú en el Valle de Guatemala ya era una ciudad en expansión hacia el 300. [71] En el norte del área maya, Cobá era la capital más importante. [72]

Colapso maya clásico

Chichén Itzá fue la ciudad más importante de la región maya del norte.

Durante el siglo IX d.C., la región maya central sufrió un gran colapso político, marcado por el abandono de ciudades, el fin de las dinastías y un cambio de actividad hacia el norte. [56] Ninguna teoría universalmente aceptada explica este colapso, pero probablemente tuvo una combinación de causas, incluida la guerra interna endémica, la superpoblación que provocó una grave degradación ambiental y la sequía . [73] Durante este período, conocido como Clásico Terminal, las ciudades del norte de Chichén Itzá y Uxmal mostraron una mayor actividad. [56] Las principales ciudades del norte de la península de Yucatán continuaron habitadas mucho después de que las ciudades de las tierras bajas del sur dejaran de levantar monumentos.[74]

La organización social maya clásica se basó en la autoridad ritual del gobernante, más que en el control central del comercio y la distribución de alimentos. Este modelo de gobierno estaba mal estructurado para responder a los cambios, porque las acciones del gobernante estaban limitadas por la tradición a actividades como la construcción, el ritual y la guerra. Esto solo sirvió para exacerbar los problemas sistémicos . [75] Para los siglos IX y X, esto resultó en el colapso de este sistema de gobierno. En el norte de Yucatán, el gobierno individual fue reemplazado por un consejo gobernante formado por linajes de élite. En el sur de Yucatán y el centro de Petén, los reinos declinaron; en el oeste de Petén y algunas otras áreas, los cambios fueron catastróficos y resultaron en la rápida despoblación de las ciudades. [76]En un par de generaciones, grandes extensiones del área maya central fueron prácticamente abandonadas. [77] Tanto las capitales como sus centros secundarios fueron generalmente abandonados en un período de 50 a 100 años. [55] Una a una, las ciudades dejaron de esculpir monumentos fechados; la última fecha de la Cuenta Larga se inscribió en Toniná en 909. Ya no se levantaron estelas y los ocupantes ilegales se trasladaron a palacios reales abandonados. Las rutas comerciales mesoamericanas cambiaron y pasaron por alto Petén. [78]

Período posclásico (c. 950-1539 d. C.)

Zaculeu fue la capital del reino Mam del Posclásico en las Tierras Altas de Guatemala . [79]

Aunque muy reducida, una presencia maya significativa permaneció en el período Posclásico después del abandono de las principales ciudades del período Clásico; la población estaba particularmente concentrada cerca de fuentes de agua permanentes. [80] A diferencia de los ciclos anteriores de contracción en la región maya, las tierras abandonadas no se reasentaron rápidamente en el Posclásico. [55] La actividad se trasladó a las tierras bajas del norte y las tierras altas mayas; esto puede haber involucrado la migración desde las tierras bajas del sur, porque muchos grupos mayas del Posclásico tenían mitos migratorios. [81] Chichén Itzá y su Puuclos vecinos disminuyeron drásticamente en el siglo XI, y esto puede representar el episodio final del colapso del Período Clásico. Después del declive de Chichén Itzá, la región maya careció de un poder dominante hasta el surgimiento de la ciudad de Mayapán en el siglo XII. Surgieron nuevas ciudades cerca de las costas del Caribe y del Golfo y se formaron nuevas redes comerciales. [82]

El Período Posclásico estuvo marcado por cambios con respecto al Período Clásico anterior. [83] La otrora gran ciudad de Kaminaljuyú en el Valle de Guatemala fue abandonada después de una ocupación continua de casi 2000 años. [84] A lo largo de las tierras altas y la vecina costa del Pacífico, las ciudades ocupadas durante mucho tiempo en lugares expuestos fueron reubicados, aparentemente debido a la proliferación de la guerra . Las ciudades llegaron a ocupar lugares en la cima de las colinas que se defendían más fácilmente, rodeados de profundos barrancos, con defensas de zanjas y muros que a veces complementaban la protección proporcionada por el terreno natural. [84] Una de las ciudades más importantes del altiplano guatemalteco en este momento era Qʼumarkaj , la capital de la agresivaReino Kʼicheʼ . [83] El gobierno de los estados mayas, desde Yucatán hasta las tierras altas de Guatemala, a menudo estaba organizado como gobierno conjunto por un consejo. Sin embargo, en la práctica, un miembro del consejo podía actuar como gobernante supremo, mientras que los otros miembros le servían como asesores. [85]

Mayapán fue una importante ciudad del Posclásico en el norte de la Península de Yucatán .

Mayapán fue abandonado alrededor de 1448, después de un período de turbulencia política, social y ambiental que en muchos sentidos se hizo eco del colapso del período Clásico en la región maya del sur . El abandono de la ciudad fue seguido por un período de guerra prolongada, enfermedades y desastres naturales en la península de Yucatán, que terminó poco antes del contacto con los españoles en 1511. [86] Incluso sin una capital regional dominante, los primeros exploradores españoles informaron sobre la riqueza costera ciudades y mercados prósperos. [82] Durante el Posclásico Tardío, la Península de Yucatán se dividió en varias provincias independientes que compartían una cultura común pero variaban en la organización sociopolítica interna. [87]En vísperas de la conquista española, las tierras altas de Guatemala estaban dominadas por varios poderosos estados mayas. [88] Los kʼicheʼ habían forjado un pequeño imperio que cubría una gran parte de las tierras altas occidentales de Guatemala y la vecina llanura costera del Pacífico. Sin embargo, en las décadas anteriores a la invasión española, el reino de Kaqchikel había ido erosionando constantemente el reino de los Kʼicheʼ. [89]

Período de contacto y conquista española (1511-1697 d. C.)

Página del Lienzo de Tlaxcala que muestra la conquista española de Iximche , conocida como Cuahtemallan en lengua náhuatl

En 1511, una carabela española naufragó en el Caribe y una docena de supervivientes tocó tierra en la costa de Yucatán. Fueron apresados ​​por un señor maya y la mayoría fueron sacrificados , aunque dos lograron escapar. De 1517 a 1519, tres expediciones españolas independientes exploraron la costa de Yucatán y participaron en una serie de batallas con los habitantes mayas. [90] Después de que la capital azteca, Tenochtitlán, cayera en manos de los españoles en 1521, Hernán Cortés envió a Pedro de Alvarado a Guatemala con 180 jinetes, 300 de infantería, 4 cañones y miles de guerreros aliados del centro de México; [91] llegaron al Soconusco en 1523. [92]La capital kʼicheʼ, Qʼumarkaj, cayó ante Alvarado en 1524. [93] Poco después, los españoles fueron invitados como aliados a Iximché , la capital de los mayas Kaqchikel. [94] Las buenas relaciones no duraron, debido a la excesiva demanda española de oro como tributo, y la ciudad fue abandonada unos meses después. [95] Esto fue seguido por la caída de Zaculeu , la capital Mam Maya, en 1525. [96] Francisco de Montejo y su hijo, Francisco de Montejo el Joven , lanzaron una larga serie de campañas contra las organizaciones políticas de la Península de Yucatán en 1527, y finalmente completó la conquista de la parte norte de la península en 1546. [97]Esto dejó solo a los reinos mayas de la cuenca del Petén independientes. [98] En 1697, Martín de Ursúa lanzó un asalto a la capital itzá , Nojpetén, y la última ciudad maya independiente cayó en manos de los españoles. [99]

Persistencia de la cultura maya

La conquista española eliminó la mayoría de las características definitorias de la civilización maya. Sin embargo, muchas aldeas mayas permanecieron alejadas de la autoridad colonial española y, en su mayor parte, continuaron administrando sus propios asuntos. Las comunidades mayas y la familia nuclear mantuvieron su vida cotidiana tradicional. [100]Continuó la dieta básica mesoamericana de maíz y frijoles, aunque la producción agrícola mejoró con la introducción de herramientas de acero. Se continuó practicando artesanías tradicionales como el tejido, la cerámica y la cestería. Los mercados comunitarios y el comercio de productos locales continuaron mucho después de la conquista. En ocasiones, la administración colonial alentó la economía tradicional para extraer tributos en forma de cerámica o textiles de algodón, aunque estos generalmente se fabricaban según especificaciones europeas. Las creencias y el idioma mayas se resistieron al cambio, a pesar de los vigorosos esfuerzos de los misioneros católicos . [101] El calendario ritual tzolkʼin de 260 días continúa en uso en las comunidades mayas modernas en las tierras altas de Guatemala y Chiapas, [102]y millones de hablantes de lengua maya habitan el territorio en el que sus antepasados ​​desarrollaron su civilización. [103]

Investigación de la civilización maya

Dibujo de Frederick Catherwood del complejo Nunnery en Uxmal

Los agentes de la Iglesia Católica escribieron relatos detallados de los mayas, en apoyo de sus esfuerzos de cristianización y absorción de los mayas en el Imperio español. [104] A esto le siguieron varios sacerdotes españoles y funcionarios coloniales que dejaron descripciones de las ruinas que visitaron en Yucatán y América Central. [105] En 1839, el viajero y escritor estadounidense John Lloyd Stephens se propuso visitar varios sitios mayas con el arquitecto y dibujante inglés Frederick Catherwood . [106] Sus relatos ilustrados de las ruinas despertaron un gran interés popular y llamaron la atención del mundo sobre los mayas. [104]A finales del siglo XIX se registraron y recuperaron relatos etnohistóricos de los mayas y se dieron los primeros pasos para descifrar los jeroglíficos mayas. [107]

Las últimas dos décadas del siglo XIX vieron el nacimiento de la arqueología científica moderna en la región maya, con el meticuloso trabajo de Alfred Maudslay y Teoberto Maler . [108] A principios del siglo XX, el Museo Peabody patrocinaba excavaciones en Copán y en la península de Yucatán. [109] En las dos primeras décadas del siglo XX, se lograron avances en el descifrado del calendario maya y en la identificación de deidades, fechas y conceptos religiosos. [110] Desde la década de 1930, la exploración arqueológica aumentó drásticamente, con excavaciones a gran escala en la región maya. [111]

Fotografía de 1892 del Castillo de Chichén Itzá , por Teoberto Maler

En la década de 1960, el distinguido maya J. Eric S. Thompson promovió la idea de que las ciudades mayas eran esencialmente centros ceremoniales vacíos al servicio de una población dispersa en el bosque, y que la civilización maya estaba gobernada por pacíficos sacerdotes-astrónomos. [112] Estas ideas comenzaron a derrumbarse con importantes avances en el desciframiento del guión a finales del siglo XX, iniciados por Heinrich Berlin , Tatiana Proskouriakoff y Yuri Knorozov . [113] Con los avances en la comprensión de la escritura maya desde la década de 1950, los textos revelaron las actividades bélicas de los reyes mayas del Clásico, y la visión de los mayas como pacíficos ya no podía apoyarse. [114]

La capital de Sak Tz'i ' (un antiguo reino maya) ahora llamada Lacanja Tzeltal, fue revelada por investigadores dirigidos por el profesor asociado de antropología Charles Golden y el bioarqueólogo Andrew Scherer en Chiapas en el patio trasero de un agricultor mexicano en 2020. [115] Múltiples construcciones domésticas utilizadas por la población con fines religiosos. El equipo también desenterró la “Plaza Muk'ul Ton” o Plaza de los Monumentos, donde la gente solía reunirse para las ceremonias. [116] [117]

La ciudad continuará siendo inspeccionada y escaneada por arqueólogos bajo un espeso dosel de bosque utilizando tecnología LIDAR (detección de luz y alcance) en junio de 2020. [115]

Política

A diferencia de los aztecas y los incas , el sistema político maya nunca integró toda el área cultural maya en un solo estado o imperio. Más bien, a lo largo de su historia, el área maya contenía una mezcla variable de complejidad política que incluía tanto a los estados como a los cacicazgos . Estas organizaciones políticas fluctuaban enormemente en sus relaciones entre sí y estaban involucradas en una compleja red de rivalidades, períodos de dominio o sumisión, vasallaje y alianzas. A veces, diferentes entidades políticas lograron el dominio regional, como Calakmul, Caracol , Mayapán y Tikal. Las primeras entidades políticas con evidencia confiable se formaron en las tierras bajas mayas en el siglo IX a. C. [118]

Durante el Preclásico Tardío, el sistema político maya se fusionó en una forma teopolítica , donde la ideología de la élite justificó la autoridad del gobernante y fue reforzada por la exhibición pública, el ritual y la religión. [119] El rey divino era el centro del poder político, ejerciendo el control final sobre las funciones administrativas, económicas, judiciales y militares de la política. La autoridad divina investida dentro del gobernante fue tal que el rey pudo movilizar tanto a la aristocracia como a los plebeyos en la ejecución de enormes proyectos de infraestructura, aparentemente sin fuerza policial ni ejército permanente. [120] Algunas organizaciones políticas se involucraron en una estrategia para aumentar la administración y llenar los puestos administrativos con partidarios leales en lugar de parientes consanguíneos. [121]Dentro de un sistema de gobierno, los centros de población de rango medio habrían jugado un papel clave en la gestión de los recursos y los conflictos internos. [122]

El panorama político maya era muy complejo y las élites mayas se involucraban en intrigas políticas para obtener ventajas económicas y sociales sobre los vecinos. [123] En el Clásico Tardío, algunas ciudades establecieron un largo período de dominio sobre otras grandes ciudades, como el dominio de Caracol sobre Naranjo durante medio siglo. En otros casos, se formaron redes de alianzas flexibles alrededor de una ciudad dominante. [124] Los asentamientos fronterizos, generalmente ubicados a medio camino entre las capitales vecinas, a menudo cambiaron de lealtad a lo largo de su historia y, en ocasiones, actuaron de forma independiente. [125] Las capitales dominantes exigían tributos en forma de artículos de lujo de los centros de población subyugados. [126]El poder político fue reforzado por el poder militar, y la captura y humillación de los guerreros enemigos jugó un papel importante en la cultura de élite. Un sentido predominante de orgullo y honor entre la aristocracia guerrera podría conducir a disputas y venganzas prolongadas, lo que provocó inestabilidad política y la fragmentación de las organizaciones políticas. [127]

Sociedad

Desde el Preclásico Temprano, la sociedad maya estuvo marcadamente dividida entre la élite y los plebeyos. A medida que la población aumentó con el tiempo, varios sectores de la sociedad se especializaron cada vez más y la organización política se volvió cada vez más compleja. [128] Para el Clásico Tardío, cuando la población había crecido enormemente y cientos de ciudades estaban conectadas en una compleja red de jerarquías políticas, el segmento rico de la sociedad se multiplicó. [129] Es posible que se haya desarrollado una clase media que incluía artesanos, sacerdotes y funcionarios de bajo rango , comerciantes y soldados. Los plebeyos incluían granjeros, sirvientes, trabajadores y esclavos. [130] Según las historias indígenas, la tierra estaba en manos de casas nobles o clanes.. Dichos clanes sostenían que la tierra era propiedad de los antepasados ​​del clan, y esos lazos entre la tierra y los antepasados ​​se veían reforzados por el entierro de los muertos en complejos residenciales. [131]

Rey y corte

Estela de Toniná , que representa al rey del siglo VI Bahlam Yaxuun Tihl [132]

El dominio maya clásico se centró en una cultura real que se mostró en todas las áreas del arte maya clásico. El rey era el gobernante supremo y tenía un estatus semidivino que lo convertía en el mediador entre el reino de los mortales y el de los dioses. Desde tiempos muy remotos, los reyes se identificaron específicamente con el joven dios del maíz , cuyo don del maíz fue la base de la civilización mesoamericana. La sucesión real maya era patrilineal , y el poder real solo pasaba a las reinas cuando de lo contrario resultaría en la extinción de la dinastía. Normalmente, el poder pasaba al hijo mayor. A un príncipe joven se le llamaba chʼok ("juventud"), aunque esta palabra más tarde pasó a referirse a la nobleza en general. El heredero real se llamaba bʼaah chʼok("cabeza de la juventud"). Varios momentos de la infancia del joven príncipe estuvieron marcados por el ritual; la más importante fue una ceremonia de derramamiento de sangre a los cinco o seis años. Aunque pertenecer al linaje real era de suma importancia, el heredero también tenía que ser un líder de guerra exitoso, como lo demostró la toma de cautivos. La entronización de un nuevo rey fue una ceremonia muy elaborada, que involucró una serie de actos separados que incluyeron la entronización sobre un cojín de piel de jaguar , el sacrificio humano y la recepción de los símbolos del poder real, como una diadema con una representación de jade del tan -llamado " dios bufón ", un elaborado tocado adornado con plumas de quetzal y un cetro que representa al dios Kʼawiil .[133]

La administración política maya, basada en la corte real, no era de naturaleza burocrática. El gobierno era jerárquico y los cargos oficiales eran patrocinados por miembros de la aristocracia de alto rango; los funcionarios tendían a ser promovidos a niveles más altos de cargos durante el transcurso de sus vidas. Se dice que los funcionarios son "propiedad" de su patrocinador, y esta relación continuó incluso después de la muerte del patrocinador. [134] La corte real maya era una institución política vibrante y dinámica. [135] No existía una estructura universal para la corte real maya, sino que cada gobierno formaba una corte real que se adaptaba a su propio contexto individual. [136] Los epigrafistas han identificado varios títulos reales y nobles.traduciendo inscripciones mayas clásicas. Ajaw generalmente se traduce como "señor" o "rey". En el Clásico Temprano, un ajaw era el gobernante de una ciudad. Más tarde, con una complejidad social creciente, el ajaw era miembro de la clase dominante y una ciudad importante podía tener más de uno, cada uno gobernando distritos diferentes. [137] Los gobernantes supremos se distinguieron de la nobleza extendida anteponiendo la palabra kʼuhul a su título ajaw . Un kʼuhul ajaw era "señor divino", originalmente confinado a los reyes de las líneas reales más prestigiosas y antiguas. [138] Kalomteera un título real, cuyo significado exacto aún no se ha descifrado, pero que solo lo ostentaban los reyes más poderosos de las dinastías más fuertes. Indicaba un señor supremo o un rey supremo, y el título solo estaba en uso durante el período Clásico. [139] Para el Clásico Tardío, el poder absoluto del kʼuhul ajaw se había debilitado y el sistema político se había diversificado para incluir una aristocracia más amplia, que en ese momento bien podría haberse expandido desproporcionadamente. [140]

Escultura del período clásico que muestra al sajal Aj Chak Maax presentando cautivos ante el gobernante Itzamnaaj Bʼalam III de Yaxchilan [141]

Un sajal estaba clasificado por debajo del ajaw e indicaba un señor servil. Un sajal sería el señor de un sitio de segundo o tercer nivel, respondiendo a un ajaw , que podría haber estado subordinado a un kalomte . [137] Un sajal a menudo sería un capitán de guerra o un gobernador regional, y las inscripciones a menudo vinculan el título de sajal a la guerra; a menudo se los menciona como los poseedores de cautivos de guerra. [142] Sajal significaba "temido". [143] Los títulos de ah tzʼihb y ah chʼul hun están relacionados con los escribas. El ah tzʼihbera un escriba real, generalmente miembro de la familia real; el ah chʼul hun era el Guardián de los Libros Sagrados, un título que está estrechamente asociado con el título de ajaw , lo que indica que un ajaw siempre ostentaba el título de ah chʼul hun simultáneamente. [144] Otros títulos cortesanos, cuyas funciones no se comprenden bien, fueron yajaw kʼahk ' ("Señor del fuego"), tiʼhuun y ti'sakhuun . Estos dos últimos pueden ser variaciones del mismo título, [145] y Mark Zender ha sugerido que el titular de este título puede haber sido el portavoz del gobernante. [146]Los títulos cortesanos están abrumadoramente orientados a los hombres, y en esas ocasiones relativamente raras en las que se aplican a una mujer, parecen usarse como honoríficos para la realeza femenina. [147] Las élites tituladas a menudo se asociaban con estructuras particulares en las inscripciones jeroglíficas de las ciudades del período Clásico, lo que indica que dichos titulares de cargos eran dueños de esa estructura o que la estructura era un foco importante para sus actividades. [148] Un lakam era posiblemente el único titular de un puesto que no pertenecía a la élite en la corte real. [134] El lakam solo se encontró en sitios más grandes, y parece haber sido responsable de los impuestos de los distritos locales. [134]

Es posible que hayan existido diferentes facciones en la corte real. El kʼuhul ahaw y su familia habrían formado la base de poder central, pero otros grupos importantes eran el sacerdocio, la aristocracia guerrera y otros cortesanos aristocráticos. Donde existían consejos gobernantes, como en Chichén Itzá y Copán, estos pueden haber formado una facción adicional. La rivalidad entre diferentes facciones habría llevado a instituciones políticas dinámicas a medida que se desarrollaban compromisos y desacuerdos. En tal escenario, la actuación pública era vital. Tales actuaciones incluyeron danzas rituales , presentación de cautivos de guerra, ofrendas de tributo, sacrificios humanos y rituales religiosos. [149]

Plebeyos

Se estima que los plebeyos comprenden más del 90% de la población, pero se sabe relativamente poco sobre ellos. Sus casas fueron construidas generalmente con materiales perecederos y sus restos han dejado poco rastro en el registro arqueológico. Algunas viviendas de los plebeyos se levantaron sobre plataformas bajas, y estas pueden identificarse, pero una cantidad desconocida de viviendas de plebeyos no. Estas viviendas de baja categoría solo pueden detectarse mediante extensos estudios por teledetección de terrenos aparentemente vacíos. [150] La gama de plebeyos era amplia; consistía en todos los que no eran de origen noble y, por lo tanto, incluía a todos, desde los agricultores más pobres hasta los artesanos ricos y los plebeyos designados para puestos burocráticos. [151]Los comuneros participaban en actividades de producción esenciales, incluida la de productos destinados al uso de la élite, como el algodón y el cacao , así como cultivos de subsistencia para su propio uso y artículos utilitarios como cerámica y herramientas de piedra. [152] Los plebeyos participaron en la guerra y pudieron avanzar socialmente demostrando ser guerreros sobresalientes. [153] Los plebeyos pagaban impuestos a la élite en forma de productos básicos como harina de maíz y caza. [126] Es probable que los plebeyos trabajadores que demostraron habilidades e iniciativa excepcionales se conviertan en miembros influyentes de la sociedad maya. [154]

Guerra

Figura de la isla Jaina que representa a un guerrero del período Clásico
Puntas de lanza de obsidiana con núcleo lítico , Takalik Abaj

La guerra prevalecía en el mundo maya. Las campañas militares se lanzaron por una variedad de razones, incluido el control de las rutas comerciales y los tributos, redadas para tomar cautivos, escalando hasta la destrucción completa de un estado enemigo. Poco se sabe sobre la organización, la logística o el entrenamiento militar maya. La guerra está representada en el arte maya del período Clásico, y las guerras y victorias se mencionan en inscripciones jeroglíficas. [155] Desafortunadamente, las inscripciones no proporcionan información sobre las causas de la guerra o la forma que tomó. [156] En los siglos VIII-IX, la guerra intensiva resultó en el colapso de los reinos de la región de Petexbatún en el oeste de Petén. [156] El rápido abandono de Aguatecapor sus habitantes ha brindado una rara oportunidad de examinar los restos de armamento maya in situ . [157] Aguateca fue asaltada por enemigos desconocidos alrededor del 810 d. C., quienes vencieron sus formidables defensas y quemaron el palacio real. Los habitantes de élite de la ciudad huyeron o fueron capturados y nunca regresaron para recoger sus propiedades abandonadas. Los habitantes de la periferia abandonaron el sitio poco después. Este es un ejemplo de guerra intensiva llevada a cabo por un enemigo para eliminar completamente un estado maya, en lugar de subyugarlo. La investigación en Aguateca indicó que los guerreros del período Clásico eran principalmente miembros de la élite. [158]

Desde el período Preclásico, se esperaba que el gobernante de un sistema de gobierno maya fuera un líder de guerra distinguido, y se lo representaba con cabezas de trofeo colgando de su cinturón. En el período Clásico, tales cabezas de trofeo ya no aparecían en el cinturón del rey, pero los reyes del período Clásico se representan con frecuencia de pie sobre cautivos de guerra humillados. [155] Hasta el final del período Posclásico, los reyes mayas lideraron como capitanes de guerra. Las inscripciones mayas del Clásico muestran que un rey derrotado podía ser capturado, torturado y sacrificado. [153] Los españoles registraron que los líderes mayas llevaban un registro de los movimientos de tropas en libros pintados. [159]

El resultado de una campaña militar exitosa podría variar en su impacto sobre el sistema de gobierno derrotado. En algunos casos, ciudades enteras fueron saqueadas y nunca reubicadas, como en Aguateca. [160] En otros casos, los vencedores se apoderarían de los gobernantes derrotados, sus familias y dioses protectores. Los nobles capturados y sus familias podrían ser encarcelados o sacrificados. En el extremo menos severo de la escala, el sistema de gobierno derrotado se vería obligado a pagar tributo al vencedor. [161]

Guerreros

Durante el período de Contacto, se sabe que ciertos cargos militares fueron ocupados por miembros de la aristocracia y fueron transmitidos por sucesión patrilineal. Es probable que al sucesor se le haya enseñado el conocimiento especializado inherente al rol militar particular, incluida la estrategia, el ritual y las danzas de guerra. [153] Los ejércitos mayas del período de Contacto eran muy disciplinados y los guerreros participaban en ejercicios de entrenamiento y simulacros regulares; todos los hombres adultos sanos estaban disponibles para el servicio militar. Los estados mayas no mantuvieron ejércitos permanentes; los guerreros fueron reunidos por funcionarios locales que informaron a los líderes de guerra designados. También había unidades de mercenarios a tiempo completo que seguían a los líderes permanentes. [162]Sin embargo, la mayoría de los guerreros no trabajaban a tiempo completo y eran principalmente agricultores; las necesidades de sus cultivos solían surgir antes de la guerra. [163] La guerra maya no estaba dirigida tanto a la destrucción del enemigo como a la captura de cautivos y el saqueo. [164]

Existe alguna evidencia del período Clásico de que las mujeres proporcionaron roles de apoyo en la guerra, pero no actuaron como oficiales militares con la excepción de esas raras reinas gobernantes. [165] Para el Posclásico, las crónicas nativas sugieren que las mujeres ocasionalmente lucharon en batalla. [153]

Armas

Dintel 16 de Yaxchilán , que representa al rey Yaxun Bʼalam con atuendo de guerrero [166]

El atlatl (lanzador de lanzas) fue introducido en la región maya por Teotihuacan en el Clásico Temprano. [167] Este era un palo de 0,5 metros de largo (1,6 pies) con un extremo con muescas para sostener un dardo o una jabalina . [168] La palanca se usó para lanzar el misil con más fuerza y ​​precisión de la que se podría lograr con solo lanzarlo con el brazo. [167] La evidencia en forma de puntas de hojas de piedra recuperadas de Aguateca indica que los dardos y lanzas eran las armas principales del guerrero maya clásico. [169] Los plebeyos usaban cerbatanas en la guerra, que también les servían como arma de caza. [167] El arco y la flechaes otra arma que fue utilizada por los antiguos mayas tanto para la guerra como para la caza. [156] Aunque presente en la región maya durante el período Clásico, no se favoreció su uso como arma de guerra; [170] no se convirtió en un arma común hasta el Posclásico. [167] El período de Contacto Maya también usó espadas de dos manos hechas de madera fuerte con la hoja hecha de obsidiana insertada, [171] similar al macuahuitl azteca . Los guerreros mayas usaban chalecos antibalas en forma de algodón acolchado que habían sido empapados en agua salada para endurecerlos; la armadura resultante se comparó favorablemente con la armadura de acero usada por los españoles cuando conquistaron la región. [172]Los guerreros llevaban escudos de madera o piel de animales decorados con plumas y pieles de animales. [163]

Comercio

El comercio fue un componente clave de la sociedad maya y en el desarrollo de la civilización maya. Las ciudades que crecieron hasta convertirse en las más importantes generalmente controlaban el acceso a bienes comerciales vitales o rutas de transporte. Ciudades como Kaminaljuyú y Qʼumarkaj en las tierras altas de Guatemala, y Chalchuapa en El Salvador, controlaron de diversas formas el acceso a las fuentes de obsidiana en diferentes puntos de la historia maya. [173] Los mayas eran importantes productores de algodón , que se utilizaba para fabricar los textiles que se comercializarían en toda Mesoamérica. [174] Las ciudades más importantes del norte de la península de Yucatán controlaban el acceso a las fuentes de sal. [173] En el Posclásico, los mayas se dedicaron a un floreciente comercio de esclavoscon Mesoamérica más amplia. [175]

Los mayas se dedicaron al comercio de larga distancia en toda la región maya y en la gran Mesoamérica y más allá. A modo de ilustración, se ha identificado un barrio mercantil maya del Clásico temprano en la lejana metrópolis de Teotihuacan, en el centro de México. [176] Dentro de Mesoamérica más allá del área maya, las rutas comerciales se centraron particularmente en el centro de México y la costa del Golfo. En el Clásico Temprano, Chichén Itzá estaba en el centro de una extensa red comercial que importaba discos de oro de Colombia y Panamá , y turquesas de Los Cerrillos, Nuevo México.. El comercio a larga distancia de bienes de lujo y utilitarios probablemente estaba controlado por la familia real. Los bienes de prestigio obtenidos mediante el comercio fueron utilizados tanto para el consumo del gobernante de la ciudad como como obsequios de lujo para consolidar la lealtad de vasallos y aliados. [173]

Las rutas comerciales no solo suministraban bienes físicos, sino que facilitaban el movimiento de personas e ideas en toda Mesoamérica. [177] Los cambios en las rutas comerciales ocurrieron con el ascenso y la caída de ciudades importantes en la región maya, y se han identificado en cada reorganización importante de la civilización maya, como el surgimiento de la civilización maya preclásica, la transición al Clásico y el colapso del Clásico Terminal. [173] Incluso la conquista española no puso fin de inmediato a toda la actividad comercial maya; [173] por ejemplo, el período Contact Manche Chʼol comercializó las prestigiosas cosechas de cacao, achiote y vainilla en la Verapaz colonial. [178]

Comerciantes

Poco se sabe de los comerciantes mayas, aunque están representados en la cerámica maya con elaborada vestimenta noble. De esto, se sabe que al menos algunos comerciantes eran miembros de la élite. Durante el período de Contacto, se sabe que la nobleza maya participó en expediciones comerciales de larga distancia. [179] La mayoría de los comerciantes eran de clase media, pero se dedicaban principalmente al comercio local y regional en lugar del prestigioso comercio de larga distancia que era el dominio exclusivo de la élite. [180] El viaje de los comerciantes a un peligroso territorio extranjero se comparó con un paso por el inframundo ; las deidades patronas de los comerciantes eran dos dioses del inframundollevando mochilas. Cuando los comerciantes viajaban, se pintaban de negro, como sus dioses patronos, y iban fuertemente armados. [176]

Los mayas no tenían animales de carga, por lo que todos los bienes comerciales se llevaban en las espaldas de los porteadores cuando iban por tierra; si la ruta comercial seguía un río o la costa, las mercancías se transportaban en canoas. [181] Una canoa sustancial de comercio Maya se encontró fuera de Honduras el Christopher Columbus 's cuarto viaje . Estaba hecho de un gran tronco de árbol ahuecado y tenía un dosel cubierto de palmeras. La canoa tenía 2,5 metros (8,2 pies) de ancho y estaba propulsada por 25 remeros. Los bienes comerciales transportados incluían cacao, obsidiana, cerámica, textiles, comida y bebida para la tripulación, y campanas y hachas de cobre. [182]El cacao se utilizaba como moneda (aunque no exclusivamente), y su valor era tal que la falsificación se producía al quitar la pulpa de la mazorca y rellenarla con tierra o cáscara de aguacate . [183]

Mercados

Los mercados son difíciles de identificar arqueológicamente. [184] Sin embargo, los españoles informaron de una próspera economía de mercado cuando llegaron a la región. [185] En algunas ciudades del período Clásico, los arqueólogos han identificado tentativamente una arquitectura de mampostería de estilo arcada formal y alineaciones paralelas de piedras dispersas como los cimientos permanentes de los puestos del mercado. [186] Un estudio de 2007 analizó suelos de un mercado guatemalteco moderno y comparó los resultados con los obtenidos del análisis en un mercado antiguo propuesto en Chunchucmil . Niveles inusualmente altos de zinc y fósforo.en ambos sitios indicaron una actividad similar de producción de alimentos y venta de verduras. La densidad calculada de puestos de mercado en Chunchucmil sugiere fuertemente que ya existía una próspera economía de mercado en el Clásico Temprano. [187] Los arqueólogos han identificado tentativamente mercados en un número creciente de ciudades mayas mediante una combinación de arqueología y análisis de suelos. [188] Cuando llegaron los españoles, las ciudades del Posclásico en las tierras altas tenían mercados en plazas permanentes, con funcionarios disponibles para resolver disputas, hacer cumplir las reglas y recaudar impuestos. [189]

Arte

El dintel 3 de madera elaboradamente tallada del templo IV de Tikal . Celebra una victoria militar de Yikʼin Chan Kʼawiil en 743. [190]
Máscara funeraria de jade del rey Kʼinich Janaabʼ Pakal [191]

El arte maya es esencialmente el arte de la corte real. Se ocupa casi exclusivamente de la élite maya y su mundo. El arte maya fue elaborado con materiales perecederos y no perecederos, y sirvió para vincular a los mayas con sus antepasados. Aunque el arte maya sobreviviente representa solo una pequeña proporción del arte creado por los mayas, representa una variedad más amplia de temas que cualquier otra tradición artística en las Américas. [192] El arte maya tiene muchos estilos regionales y es único en las Américas antiguas por contener texto narrativo. [193] El mejor arte maya sobreviviente data del período Clásico Tardío. [194]

Los mayas mostraban preferencia por el color verde o azul verdoso, y usaban la misma palabra para los colores azul y verde. En consecuencia, dieron un gran valor al jade verde manzana y otras piedras verdes , asociándolos con el dios del sol Kʼinich Ajau . Esculpieron artefactos que incluían finas teselas y cuentas, hasta cabezas talladas que pesaban 4,42 kilogramos (9,7 libras). [195] La nobleza maya practicaba la modificación dental y algunos señores usaban jade incrustado en los dientes. Las máscaras funerarias de mosaico también se podrían fabricar con jade, como la de Kʼinich Janaabʼ Pakal , rey de Palenque. [196]

Figurilla de madera del Clásico Temprano, una vez pudo haber sostenido un espejo [197]
Pedernal excéntrico en los Musées Royaux d'art et d'Histoire , Bruselas

La escultura de piedra maya surgió en el registro arqueológico como una tradición completamente desarrollada, lo que sugiere que puede haber evolucionado a partir de una tradición de esculpir madera. [198] Debido a la biodegradabilidad de la madera, el cuerpo de la artesanía en madera maya ha desaparecido casi por completo. Los pocos artefactos de madera que han sobrevivido incluyen esculturas tridimensionales y paneles jeroglíficos. [199] Las estelas de piedra maya están muy extendidas en los sitios de la ciudad, a menudo junto con piedras circulares bajas denominadas altares en la literatura. [200] La escultura de piedra también tomó otras formas, como los paneles en relieve de piedra caliza en Palenque y Piedras Negras . [201]En Yaxchilán, Dos Pilas, Copán y otros sitios, las escaleras de piedra fueron decoradas con esculturas. [202] La escalera jeroglífica de Copán comprende el texto jeroglífico maya más largo que se conserva y consta de 2.200 glifos individuales. [203]

Las esculturas mayas más grandes consistían en fachadas arquitectónicas elaboradas con estuco. La forma rugosa se colocó sobre una base de yeso simple en la pared, y la forma tridimensional se construyó con pequeñas piedras. Finalmente, esto se cubrió con estuco y se moldeó en la forma terminada; Las formas del cuerpo humano se modelaron primero en estuco, y luego se agregaron sus trajes. La escultura final de estuco fue luego pintada con colores brillantes. [204] Se utilizaron máscaras gigantes de estuco para adornar las fachadas de los templos durante el Preclásico Tardío, y dicha decoración continuó en el período Clásico. [205]

Los mayas tenían una larga tradición de pintura mural; En San Bartolo se han excavado ricos murales policromados, que datan de entre el 300 y el 200 a. C. [206] Las paredes se recubrieron con yeso y se pintaron diseños policromados sobre el acabado liso. La mayoría de estos murales no han sobrevivido, pero en Caracol, Río Azul y Tikal se han excavado tumbas del Clásico Temprano pintadas en crema, rojo y negro . Entre los murales mejor conservados se encuentra una serie a tamaño completo de pinturas del Clásico Tardío en Bonampak . [207]

Máscara de estuco que adorna la subestructura del Clásico Temprano del Templo 33 de Tikal [208]
Mural pintado del Clásico Tardío en Bonampak

Pedernal , sílex , obsidiana y todo servido fines utilitarios en la cultura Maya, pero muchas piezas fueron finamente trabajados en formas que nunca fueron pensados para ser utilizados como herramientas. [209] Los excéntricos pedernales se encuentran entre los mejores artefactos líticos producidos por los antiguos mayas. [210] Técnicamente eran muy difíciles de producir, [211] requiriendo una habilidad considerable por parte del artesano. Los excéntricos de obsidiana grandes pueden medir más de 30 centímetros (12 pulgadas) de largo. [212] Su forma real varía considerablemente, pero generalmente representan formas humanas, animales y geométricas asociadas con la religión maya . [211]Los pedernales excéntricos muestran una gran variedad de formas, como medias lunas, cruces, serpientes y escorpiones. [213] Los ejemplos más grandes y elaborados muestran múltiples cabezas humanas, con cabezas menores que a veces se ramifican de una más grande. [214]

Los textiles mayas están muy pobremente representados en el registro arqueológico, aunque en comparación con otras culturas precolombinas, como los aztecas y la región andina , es probable que fueran artículos de alto valor. [215] Los arqueólogos han recuperado algunos trozos de textiles, pero la mejor evidencia del arte textil es donde están representados en otros medios, como murales pintados o cerámicas. Tales representaciones secundarias muestran a la élite de la corte maya adornada con suntuosas telas, generalmente estas habrían sido de algodón, pero también se muestran pieles de jaguar y de ciervo. [216]

Vasija de cerámica pintada de Sacul
Figurilla de cerámica de la isla Jaina , 650-800 d. C.

La cerámica es el tipo de arte maya que más se conserva. Los mayas no conocían el torno del alfarero , y las vasijas mayas se construían enrollando tiras de arcilla enrolladas en la forma deseada. La cerámica maya no estaba vidriada, aunque a menudo tenía un fino acabado producido por bruñido. La cerámica maya se pintó con engoberas de arcilla mezcladas con minerales y arcillas de colores. Las técnicas de disparo de los antiguos mayas aún no se han replicado. [217] Se ha excavado una cantidad de figurillas de cerámica extremadamente finas de las tumbas del Clásico Tardío en la isla Jaina , en el norte de Yucatán. Miden de 10 a 25 centímetros (3,9 a 9,8 pulgadas) de alto y fueron modelados a mano, con exquisito detalle. [218]El cuerpo de cerámica policromada estilo Ik , que incluye platos finamente pintados y vasijas cilíndricas, es originario del Clásico Tardío Motul de San José. Incluye un conjunto de características como jeroglíficos pintados en color rosa o rojo pálido y escenas con bailarines con máscaras. Una de las características más distintivas es la representación realista de los sujetos tal como aparecieron en la vida. El tema de las vasijas incluye la vida cortesana de la región de Petén en el siglo VIII d.C., como reuniones diplomáticas, banquetes, derramamientos de sangre, escenas de guerreros y el sacrificio de prisioneros de guerra. [219]

También se esculpió hueso, tanto humano como animal; Los huesos humanos pueden haber sido trofeos o reliquias de antepasados. [198] Los mayas valoraban las conchas de Spondylus y las trabajaban para eliminar el exterior blanco y las espinas, para revelar el interior anaranjado fino. [220] Alrededor del siglo X d. C., la metalurgia llegó a Mesoamérica desde Sudamérica y los mayas comenzaron a fabricar pequeños objetos en oro, plata y cobre. Los mayas generalmente martillaban láminas de metal en objetos como cuentas, campanas y discos. En los últimos siglos antes de la conquista española, los mayas comenzaron a utilizar el método de la cera perdida para fundir pequeñas piezas de metal. [221]

Un área poco estudiada del arte popular maya es el graffiti . [222] Se grabaron grafitis adicionales, que no formaban parte de la decoración planificada, en el estuco de las paredes interiores, pisos y bancos, en una amplia variedad de edificios, incluidos templos, residencias y almacenes. Graffiti ha sido registrado en 51 sitios mayas, particularmente agrupados en la cuenca del Petén y el sur de Campeche, y los Chenesregión del noroeste de Yucatán. En Tikal, donde se ha registrado una gran cantidad de graffiti, el tema incluye dibujos de templos, personas, deidades, animales, estandartes, literas y tronos. Los grafitis a menudo se inscribían al azar, con dibujos superpuestos entre sí, y muestran una mezcla de arte crudo y sin entrenamiento y ejemplos de artistas que estaban familiarizados con las convenciones artísticas del período Clásico. [223]

Arquitectura

La puerta de entrada de Labna al estilo Puuc . El pasaje está formado por un arco de voladizo , un elemento común en la arquitectura maya.

Los mayas produjeron una amplia gama de estructuras y han dejado un extenso legado arquitectónico. La arquitectura maya también incorpora diversas formas de arte y textos jeroglíficos. La arquitectura de mampostería construida por los mayas evidencia la especialización artesanal en la sociedad maya, la organización centralizada y los medios políticos para movilizar una gran fuerza laboral. Se estima que una gran residencia de élite en Copán requirió un estimado de 10,686 días-hombre para construir, lo que se compara con 67 días-hombre para una cabaña de plebeyos. [224]Se estima además que el 65% de la mano de obra necesaria para construir la residencia noble se utilizó en la extracción, el transporte y el acabado de la piedra utilizada en la construcción, y el 24% de la mano de obra se requirió para la fabricación y aplicación de piedra caliza. yeso. En total, se estima que se necesitaron de dos a tres meses para la construcción de la residencia de este único noble en Copán, empleando entre 80 y 130 trabajadores a tiempo completo. Una ciudad del período Clásico como Tikal se extendió por 20 kilómetros cuadrados (7,7 millas cuadradas), con un núcleo urbano que cubría 6 kilómetros cuadrados (2,3 millas cuadradas). El trabajo requerido para construir una ciudad así fue inmenso, llegando a muchos millones de días-hombre. [225] Las estructuras más macizas jamás erigidas por los mayas se construyeron durante el período Preclásico. [226]La especialización artesanal habría requerido canteros y yeseros dedicados en el Preclásico Tardío, y habría requerido planificadores y arquitectos. [225]

Diseño urbano

Reconstrucción del núcleo urbano de Tikal en el siglo VIII d.C.

Las ciudades mayas no estaban planificadas formalmente y estaban sujetas a una expansión irregular, con la adición fortuita de palacios, templos y otros edificios. [227] La mayoría de las ciudades mayas tendían a crecer hacia afuera desde el núcleo y hacia arriba a medida que se superponían nuevas estructuras a la arquitectura anterior. [228] Las ciudades mayas por lo general tenían un centro ceremonial y administrativo rodeado por una vasta extensión irregular de complejos residenciales. [227] Los centros de todas las ciudades mayas presentaban recintos sagrados, a veces separados de las áreas residenciales cercanas por muros. [229]Estos recintos contenían templos piramidales y otra arquitectura monumental dedicada a actividades de élite, como plataformas basales que sustentaban complejos residenciales administrativos o de élite. Se levantaron monumentos esculpidos para registrar los hechos de la dinastía gobernante. Los centros de las ciudades también presentaban plazas, juegos de pelota sagrados y edificios utilizados para mercados y escuelas. [230] Con frecuencia, las calzadas unían el centro a las áreas periféricas de la ciudad. [229]Algunas de estas clases de arquitectura formaron grupos menores en las áreas periféricas de la ciudad, que sirvieron como centros sagrados para linajes no reales. Las áreas adyacentes a estos recintos sagrados incluían complejos residenciales que albergaban linajes ricos. El más grande y rico de estos complejos de élite a veces poseía una escultura y un arte de artesanía igual al del arte real. [230]

El centro ceremonial de la ciudad maya era donde vivía la élite gobernante y donde se realizaban las funciones administrativas de la ciudad, junto con las ceremonias religiosas. También era el lugar donde los habitantes de la ciudad se reunían para actividades públicas. [227] Los complejos residenciales de élite ocuparon la mejor tierra alrededor del centro de la ciudad, mientras que los plebeyos tenían sus residencias dispersas más lejos del centro ceremonial. Las unidades residenciales se construyeron sobre plataformas de piedra para elevarlas por encima del nivel de las inundaciones de la temporada de lluvias. [231]

Materiales y métodos de construcción

Ladrillos cocidos con diseños de animales de Comalcalco . Hecho de ladrillo debido a la falta de piedra disponible, es único entre los principales sitios mayas.

Los mayas construyeron sus ciudades con tecnología neolítica ; [232] construyeron sus estructuras tanto con materiales perecederos como con piedra. El tipo exacto de piedra utilizada en la construcción de mampostería varió según los recursos disponibles localmente, y esto también afectó el estilo del edificio. En una amplia franja del área maya, la piedra caliza estuvo disponible de inmediato. [233] La piedra caliza local es relativamente blanda cuando está recién cortada, pero se endurece con la exposición. Había gran variedad en la calidad de la piedra caliza, con piedra de buena calidad disponible en la región de Usumacinta; en el norte de Yucatán, la piedra caliza utilizada en la construcción era de calidad relativamente baja. [232] Toba volcánicase utilizó en Copán, y el cercano Quiriguá empleó arenisca . [233] En Comalcalco , donde la piedra adecuada no estaba disponible localmente, [234] se emplearon ladrillos cocidos . [233] La piedra caliza se quemaba a altas temperaturas para fabricar cemento, yeso y estuco. [234] Se usó cemento a base de cal para sellar la mampostería en su lugar, y los bloques de piedra se formaron usando abrasión de agua y cuerda, y con herramientas de obsidiana. Los mayas no empleaban una rueda funcional, por lo que todas las cargas se transportaban en literas, barcazas o rodadas sobre troncos. Se levantaron cargas pesadas con cuerda, pero probablemente sin emplear poleas. [232]

La madera se utilizó para vigas y dinteles , incluso en estructuras de mampostería. [235] A lo largo de la historia maya, se siguieron construyendo chozas comunes y algunos templos con postes de madera y paja. También se aplicó Adobe ; este consistía en barro reforzado con paja y se aplicaba como revestimiento sobre las paredes de varillas tejidas de las chozas. Al igual que la madera y la paja, el adobe se utilizó a lo largo de la historia maya, incluso después del desarrollo de las estructuras de mampostería. En el área maya del sur, el adobe se empleó en la arquitectura monumental cuando no había piedra adecuada disponible localmente. [234]

Tipos de construcción principales

Las grandes ciudades de la civilización maya estaban compuestas por templos piramidales, palacios, juegos de pelota, sacbeob (calzadas), patios y plazas. Algunas ciudades también poseían extensos sistemas hidráulicos o murallas defensivas. Los exteriores de la mayoría de los edificios se pintaron, ya sea en uno o varios colores, o con imágenes. Muchos edificios estaban adornados con esculturas o relieves de estuco pintado. [236]

Palacios y acropoleis

Complejo palaciego del Clásico Terminal en Sayil , en el norte de Yucatán [237]

Estos complejos generalmente se ubicaban en el núcleo del sitio, al lado de una plaza principal. Los palacios mayas consistían en una plataforma que soportaba una estructura de cocina de varias habitaciones. El término acrópolis , en un contexto maya, se refiere a un complejo de estructuras construidas sobre plataformas de diferente altura. Los palacios y acropoleis eran esencialmente complejos residenciales de élite. Por lo general, se extendían horizontalmente a diferencia de las imponentes pirámides mayas y, a menudo, tenían acceso restringido. Algunas estructuras en Maya acropoleis sostenían peines de techo.. Las habitaciones a menudo tenían bancos de piedra, que se usaban para dormir, y los agujeros indican dónde se colgaron las cortinas. Los palacios grandes, como los de Palenque, podían estar equipados con un suministro de agua, y a menudo se encontraban baños de sudor dentro del complejo o cerca. Durante el Clásico Temprano, los gobernantes a veces fueron enterrados debajo del complejo de la acrópolis. [238] Algunas habitaciones de los palacios eran verdaderas salas del trono; en el palacio real de Palenque había una serie de salones del trono que se utilizaban para eventos importantes, incluida la inauguración de nuevos reyes. [239]

Los palacios suelen disponerse en torno a uno o más patios, con sus fachadas orientadas hacia el interior; algunos ejemplos están adornados con esculturas. [240] Algunos palacios poseen descripciones jeroglíficas asociadas que los identifican como las residencias reales de gobernantes nombrados. Existe abundante evidencia de que los palacios eran mucho más que simples residencias de élite, y que en ellos se llevaban a cabo una variedad de actividades cortesanas, incluidas audiencias, recepciones formales e importantes rituales. [241]

Pirámides y templos

Templo I , en Tikal , era un templo funerario en honor del rey Jasaw Chan K'awiil I . [242]

En los textos jeroglíficos, a veces se hacía referencia a los templos como kʼuh nah , que significa "casa de dios". Los templos se levantaron sobre plataformas, la mayoría de las veces sobre una pirámide. Los primeros templos fueron probablemente chozas con techo de paja construidas sobre plataformas bajas. Para el período Preclásico Tardío, sus muros eran de piedra y el desarrollo del arco de voladizo permitió que los techos de piedra reemplazaran al paja. En el período Clásico, los techos de los templos se remataban con panales de techo que se extendían a la altura del templo y servían como base para el arte monumental. Los santuarios del templo contenían entre una y tres habitaciones y estaban dedicados a deidades importantes. Tal deidad podría ser uno de los dioses patronos de la ciudad o un antepasado divinizado . [243]En general, las pirámides independientes eran santuarios en honor a ancestros poderosos. [244]

E-Groups y observatorios

Los mayas eran agudos observadores del sol, las estrellas y los planetas. [245] Los grupos-E eran una disposición particular de templos que eran relativamente comunes en la región maya; [246] toman sus nombres del Grupo E en Uaxactun . [247] Consistían en tres pequeñas estructuras enfrentadas a una cuarta estructura, y se usaban para marcar los solsticios y equinoccios . Los primeros ejemplos datan del período Preclásico. [246] El complejo del Mundo Perdido en Tikal comenzó como un Grupo E construido hacia el final del Preclásico Medio. [248]Debido a su naturaleza, el diseño básico de un E-Group era constante. Se construyó una estructura en el lado oeste de una plaza; por lo general, era una pirámide radial con escaleras que miraban hacia las direcciones cardinales. Miraba hacia el este a través de la plaza hacia tres pequeños templos en el lado opuesto. Desde la pirámide oeste, se vio salir el sol sobre estos templos en los solsticios y equinoccios. [245] Los Grupos-E se crearon en el centro y sur del área maya durante más de un milenio; no todos estaban correctamente alineados como observatorios, y su función puede haber sido simbólica. [249]

Además de los grupos E, los mayas construyeron otras estructuras dedicadas a observar los movimientos de los cuerpos celestes. [245] Muchos edificios mayas estaban alineados con cuerpos astronómicos, incluido el planeta Venus y varias constelaciones. [250] [246] La estructura de Caracol en Chichén Itzá era un edificio circular de varios niveles, con una superestructura cónica. Tiene ventanas con rendijas que marcaban los movimientos de Venus. En Copán, se levantaron un par de estelas para marcar la posición del sol poniente en los equinoccios. [245]

Pirámides triádicas

Modelo de una pirámide triádica en Caracol , Belice

Las pirámides triádicas aparecieron por primera vez en el Preclásico. Consistían en una estructura dominante flanqueada por dos edificios más pequeños orientados hacia el interior, todos montados sobre una única plataforma basal. La pirámide triádica más grande conocida se construyó en El Mirador en la Cuenca del Petén; Cubre un área seis veces más grande que la cubierta por el Templo IV, la pirámide más grande de Tikal. [251] Las tres superestructuras tienen escaleras que suben desde la plaza central en la parte superior de la plataforma basal. [252] No se conocen precursores de los Grupos Triádicos firmemente establecidos, pero es posible que se hayan desarrollado a partir de la construcción de los complejos del Grupo E en la cordillera oriental. [253] La forma triádica fue la forma arquitectónica predominante en la región de Petén durante el Preclásico Tardío. [254]Se conocen ejemplos de pirámides triádicas de hasta 88 sitios arqueológicos. [255] En Nakbe, hay al menos una docena de ejemplos de complejos triádicos y las cuatro estructuras más grandes de la ciudad son de naturaleza triádica. [256] En El Mirador hay probablemente hasta 36 estructuras triádicas. [257] Incluso se conocen ejemplos de la forma triádica en Dzibilchaltun en el extremo norte de la península de Yucatán y Qʼumarkaj en las tierras altas de Guatemala. [258] La pirámide triádica siguió siendo una forma arquitectónica popular durante siglos después de que se construyeron los primeros ejemplos; [253] continuó en uso en el Período Clásico, con ejemplos posteriores que se encuentran en Uaxactun, Caracol, Seibal, Nakum , Tikal y Palenque. [259] El ejemplo de Qʼumarkaj es el único que se ha fechado en el período Posclásico. [260] La forma de triple templo de la pirámide triádica parece estar relacionada con la mitología maya . [261]

Canchas de pelota

Juego de pelota posclásico en Zaculeu , en el altiplano guatemalteco
El Gran Juego de Pelota de Chichén Itzá

El juego de pelota es una forma distintiva de arquitectura pan-mesoamericana. Aunque la mayoría de los juegos de pelota mayas datan del período Clásico, [262] los primeros ejemplos aparecieron alrededor del 1000 aC en el noroeste de Yucatán, durante el Preclásico Medio. [263] En el momento del contacto con los españoles, los campos de juego de pelota solo estaban en uso en las tierras altas de Guatemala, en ciudades como Qʼumarkaj e Iximche. [262] A lo largo de la historia maya, los juegos de pelota mantuvieron una forma característica que consistía en una forma de ɪ, con un área de juego central que terminaba en dos zonas de anotación transversales. [264]El área de juego central generalmente mide entre 20 y 30 metros (66 y 98 pies) de largo y está flanqueada por dos estructuras laterales que se elevaban hasta 3 o 4 metros (9,8 o 13,1 pies) de altura. [265] Las plataformas laterales a menudo soportaban estructuras que podían haber albergado a espectadores privilegiados. [266] El Gran Juego de Pelota de Chichén Itzá es el más grande de Mesoamérica, mide 83 metros (272 pies) de largo por 30 metros (98 pies) de ancho, con paredes de 8,2 metros (27 pies) de altura. [267]

Estilos arquitectónicos regionales

Aunque las ciudades mayas compartían muchas características comunes, había una variación considerable en el estilo arquitectónico. [268] Tales estilos fueron influenciados por los materiales de construcción disponibles localmente, el clima, la topografía y las preferencias locales. En el Clásico Tardío, estas diferencias locales se convirtieron en estilos arquitectónicos regionales distintivos. [269]

Petén Central

El estilo arquitectónico central de Petén sigue el modelo de la gran ciudad de Tikal. El estilo se caracteriza por altas pirámides que sostienen un santuario en la cima adornado con un peine en el techo, y al que se accede por una sola puerta. Las características adicionales son el uso de emparejamientos de estela-altar y la decoración de fachadas arquitectónicas, dinteles y peines de techo con esculturas en relieve de gobernantes y dioses. [269] Uno de los mejores ejemplos de arquitectura de estilo del Petén Central es el Templo I de Tikal. [270] Ejemplos de sitios en el estilo del Petén Central incluyen Altun Ha , Calakmul, Holmul , Ixkun , Nakum, Naranjo y Yaxhá . [271]

Puuc

El ejemplo de arquitectura estilo Puuc es Uxmal. El estilo se desarrolló en los cerros Puuc del noroeste de Yucatán; durante el Clásico Terminal se extendió más allá de esta región central a través del norte de la Península de Yucatán. [269] Los sitios Puuc reemplazaron los núcleos de escombros con cemento de cal, lo que resultó en muros más fuertes, y también reforzaron sus arcos de voladizo; [272] esto permitió que las ciudades de estilo Puuc construyeran arcos de entrada independientes. Las fachadas superiores de los edificios estaban decoradas con piedras precortadas en forma de mosaico, erigidas como caras sobre el núcleo, formando composiciones elaboradas de deidades de nariz larga como el dios de la lluvia Chaac y la Deidad Ave Principal.. Los motivos también incluyeron patrones geométricos, celosías y carretes, posiblemente influenciados por estilos del altiplano de Oaxaca , fuera del área maya. Por el contrario, las fachadas inferiores se dejaron sin decorar. Los panales de techo eran relativamente poco comunes en los sitios Puuc. [273]

Chenes

Elaborada fachada de estilo Chenes en Hochob
Pirámides falsas adornan la fachada de un palacio de Río Bec .

El estilo Chenes es muy similar al estilo Puuc, pero es anterior al uso de las fachadas de mosaico de la región Puuc. Presentaba fachadas completamente adornadas en las secciones superior e inferior de las estructuras. Algunas puertas estaban rodeadas por máscaras de mosaicos de monstruos que representaban deidades de la montaña o del cielo, identificando las puertas como entradas al reino sobrenatural. [274] Algunos edificios tenían escaleras interiores que accedían a diferentes niveles. [275] El estilo Chenes se encuentra con mayor frecuencia en la parte sur de la península de Yucatán, aunque se pueden encontrar edificios individuales del estilo en otras partes de la península. [274] Ejemplos de sitios de Chenes incluyen Dzibilnocac , Hochob ,Santa Rosa Xtampak y Tabasqueño . [275]

Río Bec

El estilo Río Bec forma una subregión del estilo Chenes, [274] y también presenta elementos del estilo Central Petén, como prominentes panales de techo. [276] Sus palacios se distinguen por la decoración de torres falsas, carentes de habitaciones interiores, con escaleras empinadas, casi verticales, y puertas falsas. [277] Estas torres estaban adornadas con máscaras de deidades y se construyeron para impresionar al espectador, en lugar de cumplir una función práctica. Tales torres falsas solo se encuentran en la región de Río Bec. [274] Los sitios de Río Bec incluyen Chicanná , Hormiguero y Xpuhil . [276]

Usumacinta

El estilo Usumacinta se desarrolló en el terreno montañoso del drenaje Usumacinta. Las ciudades aprovecharon las laderas para apoyar su arquitectura principal, como en Palenque y Yaxchilán. Los sitios modificaron las bóvedas de ménsulas para permitir paredes más delgadas y múltiples puertas de acceso a los templos. Como en Petén, los panales del techo adornaban las estructuras principales. Los palacios tenían múltiples entradas que usaban entradas de poste y dintel en lugar de bóvedas en voladizo . Muchos sitios erigieron estelas, pero Palenque desarrolló paneles finamente esculpidos para decorar sus edificios. [269]

Idioma

Mapa de rutas migratorias de lengua maya

Antes del 2000 a. C., los mayas hablaban un solo idioma, apodado proto-maya por los lingüistas. [278] El análisis lingüístico del vocabulario proto-maya reconstruido sugiere que la patria proto-maya original estaba en las tierras altas occidentales o septentrionales de Guatemala, aunque la evidencia no es concluyente. [3] proto-maya divergieron durante el período Preclásico para formar los principales grupos lingüísticos mayas que componen la familia, incluyendo huasteco , Mayor K'iche'an , Mayor Q'anjobalan , Mamean , Tz'eltalan-ch'olano y yucateca . [20]Estos grupos divergieron aún más durante la era precolombina para formar más de 30 idiomas que han sobrevivido hasta los tiempos modernos. [279] El idioma de casi todos los textos mayas del Clásico en toda el área maya ha sido identificado como chʼolan ; [280] El texto del Preclásico Tardío de Kaminaljuyú, en las tierras altas, también parece estar en Chʼolan o estar relacionado con él. [281] El uso de Chʼolan como el idioma del texto maya no indica necesariamente que fuera el idioma comúnmente utilizado por la población local; puede haber sido equivalente al latín medieval como un idioma ritual o de prestigio . [282]El chólano clásico puede haber sido el lenguaje de prestigio de la élite maya clásico, utilizado en la comunicación interpolítica, como la diplomacia y el comercio. [283] En el período Posclásico, el yucateco también se estaba escribiendo en códices mayas junto con Chʼolan. [284]

Escritura y alfabetización

Páginas del Códice de París del período Posclásico , uno de los pocos libros mayas supervivientes que existen
La escritura maya del Panel 3 de Cancuén describe la instalación de dos vasallos en Machaquilá por el rey de Cancuén, Taj Chan Ahk . [285]
Vasija de cerámica pintada con escritura maya en el Museo Etnológico , Berlín

El sistema de escritura maya es uno de los logros sobresalientes de los habitantes precolombinos de las Américas. [286] Fue el sistema de escritura más sofisticado y altamente desarrollado de más de una docena de sistemas que se desarrollaron en Mesoamérica. [287] Las primeras inscripciones en una escritura maya identificable se remontan al 300-200 a. C., en la cuenca del Petén. [288] Sin embargo, esto es precedido por varios otros sistemas de escritura mesoamericanos , como las escrituras epi-olmeca y zapoteca . La escritura maya temprana había aparecido en la costa del Pacífico de Guatemala a fines del siglo I d.C. o principios del siglo II. [289]Las similitudes entre la escritura ístmica y la escritura maya temprana de la costa del Pacífico sugieren que los dos sistemas se desarrollaron en conjunto. [290] Aproximadamente en el año 250 d. C., la escritura maya se había convertido en un sistema de escritura más formalizado y consistente. [291]

La Iglesia Católica y los funcionarios coloniales, en particular el obispo Diego de Landa , destruyeron los textos mayas dondequiera que los encontraran, y con ellos el conocimiento de la escritura maya, pero por casualidad se han conservado tres libros precolombinos indiscutibles que datan del período Posclásico. Estos se conocen como el Códice de Madrid , el Códice de Dresde y el Códice de París . [292] Sobreviven unas pocas páginas de una cuarta, el Códice Grolier, cuya autenticidad está en disputa. La arqueología realizada en los sitios mayas a menudo revela otros fragmentos, trozos rectangulares de yeso y trozos de pintura que eran códices; Sin embargo, estos tentadores restos están demasiado dañados para que hayan sobrevivido inscripciones, ya que la mayor parte del material orgánico se ha descompuesto. [293] En referencia a los pocos escritos mayas existentes, Michael D. Coe declaró:

[Nuestro] conocimiento del pensamiento maya antiguo debe representar sólo una pequeña fracción de la imagen completa, porque de los miles de libros en los que se registró la extensión completa de su aprendizaje y ritual, sólo cuatro han sobrevivido hasta los tiempos modernos (como si todos que la posteridad sabía de nosotros mismos se basaría en tres libros de oraciones y 'El progreso del peregrino').

-  Michael D. Coe, The Maya , Londres: Thames and Hudson, 6ª ed., 1999, págs. 199–200.

La mayor parte de la escritura maya precolombina que sobrevive data del período Clásico y está contenida en inscripciones en piedra de sitios mayas, como estelas, o en vasijas de cerámica. Otros medios incluyen los códices antes mencionados, fachadas de estuco, frescos, dinteles de madera, paredes de cuevas y artefactos portátiles elaborados con una variedad de materiales, como hueso, concha, obsidiana y jade. [294]

Sistema de escritura

La palabra maya Bʼalam (" jaguar ") escrita dos veces en la escritura maya. El primer glifo escribe la palabra logográficamente con la cabeza de jaguar representando la palabra completa. El segundo bloque de glifos escribe la palabra fonéticamente usando los signos de tres sílabas BA , LA y MA .

El sistema de escritura maya (a menudo llamado jeroglíficos por una semejanza superficial con la escritura del Antiguo Egipto ) [295] es un sistema de escritura logosilábico , que combina un silabario de signos fonéticos que representan sílabas con un logograma que representa palabras completas. [294] [296] Entre los sistemas de escritura del Nuevo Mundo Precolombino, la escritura maya representa más fielmente el idioma hablado. [297] En un momento dado, no se utilizaron más de 500 glifos, unos 200 de los cuales (incluidas las variaciones) eran fonéticos. [294]

La escritura maya estuvo en uso hasta la llegada de los europeos, y su uso alcanzó su punto máximo durante el Período Clásico. [298] Se han recuperado más de 10.000 textos individuales, en su mayoría inscritos en monumentos de piedra, dinteles, estelas y cerámicas. [294] Los mayas también produjeron textos pintados en una forma de papel fabricado a partir de corteza de árbol procesada, generalmente conocida ahora por su nombre en náhuatl, amatl, que se usa para producir códices . [299] [300] La habilidad y el conocimiento de la escritura maya persistieron entre segmentos de la población hasta la conquista española. Posteriormente, el conocimiento se perdió, como resultado del impacto de la conquista en la sociedad maya. [301]

El desciframiento y recuperación del conocimiento de la escritura maya ha sido un proceso largo y laborioso. [302] Algunos elementos se descifraron por primera vez a finales del siglo XIX y principios del XX, principalmente las partes relacionadas con los números , el calendario maya y la astronomía. [303] Se lograron avances importantes entre las décadas de 1950 y 1970, que se aceleraron rápidamente a partir de entonces. [304] A fines del siglo XX, los eruditos pudieron leer la mayoría de los textos mayas, y el trabajo en curso continúa iluminando aún más el contenido. [305] [306]

Escritura de logosílabos

Orden de lectura del texto jeroglífico maya

La unidad básica del texto logosilábico maya es el bloque de glifos, que transcribe una palabra o frase. El bloque está compuesto por uno o más glifos individuales unidos entre sí para formar el bloque de glifos, y los bloques de glifos individuales generalmente están separados por un espacio. Los bloques de glifos generalmente se organizan en un patrón de cuadrícula. Para facilitar la referencia, los epigrafistas se refieren a bloques de glifos de izquierda a derecha alfabéticamente y de arriba a abajo numéricamente. Por lo tanto, se puede identificar cualquier bloque de glifos en un fragmento de texto. C4 sería el tercer bloque contando desde la izquierda y el cuarto bloque contando hacia abajo. Si un monumento o artefacto tiene más de una inscripción, las etiquetas de las columnas no se repiten, sino que continúan en la serie alfabética; si hay más de 26 columnas, el etiquetado continúa como A ', B', etc.Las etiquetas de filas numéricas se reinician desde 1 para cada unidad discreta de texto.[307]

Aunque el texto maya puede presentarse de diferentes maneras, generalmente se organiza en columnas dobles de bloques de glifos. El orden de lectura del texto comienza en la parte superior izquierda (bloque A1), continúa hasta el segundo bloque en la columna doble (B1), luego desciende una fila y comienza de nuevo desde la mitad izquierda de la columna doble (A2), y así continúa en forma de zig-zag. Una vez que se llega al final, la inscripción continúa desde la parte superior izquierda de la siguiente doble columna. Cuando una inscripción termina en una sola columna (no emparejada), esta última columna generalmente se lee directamente hacia abajo. [307]

Los bloques de glifos individuales pueden estar compuestos por varios elementos. Estos consisten en el signo principal y los afijos. Los signos principales representan el elemento principal del bloque y pueden ser un sustantivo , verbo , adverbio , adjetivo o signo fonético.. Algunos signos principales son abstractos, algunos son imágenes del objeto que representan y otros son "variantes de la cabeza", personificaciones de la palabra que representan. Los aditamentos son elementos rectangulares más pequeños, generalmente unidos a un letrero principal, aunque un bloque puede estar compuesto enteramente por aditamentos. Los afijos pueden representar una amplia variedad de elementos del habla, incluidos sustantivos, verbos, sufijos verbales, preposiciones, pronombres y más. Se podían usar pequeñas secciones de un letrero principal para representar el letrero principal completo, y los escribas mayas eran muy inventivos en su uso y adaptación de elementos de glifos. [308]

Herramientas de escritura

Escultura de un escriba de Copán , Honduras [309]
Ilustración de un escriba maya en una vasija del período Clásico. Museo de Arte Kimbell , Fort Worth .

Aunque el registro arqueológico no proporciona ejemplos de pinceles o bolígrafos, el análisis de los trazos de tinta en los códices del Posclásico sugiere que se aplicó con un pincel con una punta de cabello flexible. [300] Una escultura del período Clásico de Copán, Honduras, representa a un escriba con un tintero hecho con una caracola. [309] Las excavaciones en Aguateca descubrieron una serie de artefactos de escribas de las residencias de escribas de élite, incluidas paletas y morteros y majaderos . [158]

Escribas y alfabetización

Los plebeyos eran analfabetos; los escribas procedían de la élite. No se sabe si todos los miembros de la aristocracia sabían leer y escribir, aunque al menos algunas mujeres sí , ya que hay representaciones de escribas en el arte maya. [310] A los escribas mayas se les llamaba aj tzʼib , que significa "el que escribe o pinta". [311] Probablemente hubo escuelas de escribas donde se enseñaba a escribir a los miembros de la aristocracia. [312]La actividad de los escribas es identificable en el registro arqueológico; Jasaw Chan Kʼawiil I, rey de Tikal, fue enterrado con su bote de pintura. Algunos miembros menores de la dinastía real de Copán también han sido encontrados enterrados con sus útiles de escritura. Un palacio de Copán ha sido identificado como el de un noble linaje de escribas; está decorado con una escultura que incluye figuras que sostienen tinteros. [313]

Aunque no se sabe mucho sobre los escribas mayas, algunos firmaron su trabajo, tanto en cerámica como en esculturas de piedra. Por lo general, solo un escriba firmaba una vasija de cerámica, pero se sabe que varios escultores han registrado sus nombres en esculturas de piedra; ocho escultores firmaron una estela en Piedras Negras. Sin embargo, la mayoría de las obras quedaron sin firmar por sus artistas. [314]

Matemáticas

Números mayas en una página del Códice Dresden Posclásico
Números mayas

Al igual que las otras civilizaciones mesoamericanas, los mayas utilizaron un sistema de base 20 (vigesimal). [315] El sistema de conteo de barras y puntos que es la base de los números mayas estaba en uso en Mesoamérica en el año 1000 aC; [316] los mayas lo adoptaron en el Preclásico Tardío y agregaron el símbolo del cero. [317] Esta puede haber sido la primera aparición conocida de la idea de un cero explícito en todo el mundo, [318] aunque puede haber sido anterior al sistema babilónico . [319] El primer uso explícito de cero se produjo en monumentos que datan del 357 d. C. [320] En sus primeros usos, el cero sirvió como marcador de posición., que indica la ausencia de un recuento calendárico particular. Este luego se convirtió en un numeral que se utilizó para realizar cálculos, [321] y se utilizó en textos jeroglíficos durante más de mil años, hasta que el sistema de escritura fue extinguido por los españoles. [322]

El sistema numérico básico consiste en un punto para representar uno y una barra para representar cinco. [323] En el período Posclásico, un símbolo de concha representaba el cero; durante el período Clásico se utilizaron otros glifos. [324] Los números mayas del 0 al 19 usaban repeticiones de estos símbolos. [323]El valor de un número estaba determinado por su posición; como un número desplazado hacia arriba, su valor básico multiplicado por veinte. De esta manera, el símbolo más bajo representaría unidades, el siguiente símbolo arriba representaría múltiplos de veinte, y el símbolo arriba representaría múltiplos de 400, y así sucesivamente. Por ejemplo, el número 884 se escribiría con cuatro puntos en el nivel más bajo, cuatro puntos en el siguiente nivel y dos puntos en el siguiente nivel después de eso, para dar 4 × 1 + 4 × 20 + 2 × 400 = 884 Con este sistema, los mayas pudieron registrar grandes cantidades. [315] Se podría realizar una suma simple sumando los puntos y las barras en dos columnas para dar el resultado en una tercera columna. [325]

Calendario

El sistema calendárico maya, al igual que otros calendarios mesoamericanos, tuvo sus orígenes en el período Preclásico. Sin embargo, fueron los mayas quienes desarrollaron el calendario hasta su máxima sofisticación, registrando ciclos lunares y solares, eclipses y movimientos de planetas con gran precisión. En algunos casos, los cálculos mayas fueron más precisos que los cálculos equivalentes en el Viejo Mundo ; por ejemplo, el año solar maya se calculó con mayor precisión que el año juliano . El calendario maya estaba intrínsecamente ligado al ritual maya y era fundamental para las prácticas religiosas mayas. [326] El calendario combinó una Cuenta Larga no repetida con tres ciclos entrelazados, cada uno midiendo un período progresivamente mayor. Estos fueron los 260 díastzolkʼin , [327] el haabʼ de 365 días , [328] y la Ronda del Calendario de 52 años , resultado de la combinación del tzolkʼin con el haab ' . [329] También hubo ciclos calendáricos adicionales, como un ciclo de 819 días asociado con los cuatro cuadrantes de la cosmología maya, gobernado por cuatro aspectos diferentes del dios Kʼawiil. [330]

La unidad básica en el calendario maya era un día, o kʼin , y 20 kʼin agrupados para formar un winal . La siguiente unidad, en lugar de multiplicarse por 20, como lo exige el sistema vigesimal, se multiplicó por 18 para proporcionar una aproximación aproximada del año solar (por lo tanto, produce 360 ​​días). Este año de 360 ​​días se llamó tun . Cada nivel sucesivo de multiplicación siguió el sistema vigesimal. [331]

Períodos de cuenta larga [331]
PeríodoCálculoLapsoAños (aprox.)
familiares1 día1 día
winal1 x 2020 días
tonel18 x 20360 dias1 año
kʼatun20 x 18 x 207.200 días20 años
bakʼtun20 x 18 x 20 x 20144.000 días394 años
Piktun20 x 18 x 20 x 20 x 202.880.000 días7.885 años
kalabtun20 x 18 x 20 x 20 x 20 x 2057.600.000 días157,700 años
kinchiltun20 x 18 x 20 x 20 x 20 x 20 x 201,152,000,000 días3,154,004 años
alawtun20 x 18 x 20 x 20 x 20 x 20 x 20 x 2023,040,000,000 días63.080.082 años

El tzolkʼin de 260 días proporcionó el ciclo básico de la ceremonia maya y los cimientos de la profecía maya. No se ha demostrado ninguna base astronómica para este recuento, y es posible que el recuento de 260 días se base en el período de gestación humana . Esto se ve reforzado por el uso del tzolkʼin para registrar las fechas de nacimiento y proporcionar la profecía correspondiente. El ciclo de 260 días repitió una serie de nombres de 20 días, con un número del 1 al 13 prefijado para indicar en qué parte del ciclo ocurrió un día en particular. [330]

El 365-día Haab fue producida por un ciclo de dieciocho nombradas de 20 días Winal s, completado por la adición de un período de 5 días llamado el Wayeb . [332] Se consideró que el wayeb era una época peligrosa, cuando las barreras entre los reinos mortales y sobrenaturales se rompieron, permitiendo que las deidades malignas se cruzaran e interfirieran en las preocupaciones humanas. [329] De manera similar al tzʼolkin , el winal nombrado sería prefijado por un número (de 0 a 19), en el caso del período wayeb más corto , los números de prefijo iban del 0 al 4. Dado que cada día en el tzʼolkintenía un nombre y un número (por ejemplo, 8 Ajaw), esto se entrelazaría con el haab , produciendo un número y nombre adicionales, para dar a cualquier día una designación más completa, por ejemplo, 8 Ajaw 13 Keh. Ese nombre de día solo podría repetirse una vez cada 52 años, y los mayas se refieren a este período como la Ronda del Calendario. En la mayoría de las culturas mesoamericanas, la Ronda del Calendario era la unidad más grande para medir el tiempo. [332]

Al igual que con cualquier calendario no repetitivo, los mayas midieron el tiempo desde un punto de inicio fijo. Los mayas establecieron el comienzo de su calendario como el final de un ciclo anterior de bakʼtun s, equivalente a un día en 3114 a. C. Los mayas creían que este era el día de la creación del mundo en su forma actual. Los mayas usaron el Calendario de Cuenta Larga para fijar cualquier día de la Ronda del Calendario dentro de su gran ciclo actual de Piktun que consta de 20 bakʼtun s. Hubo alguna variación en el calendario, específicamente los textos en Palenque demuestran que el ciclo piktun que terminó en 3114 a. C. tenía solo 13 bakʼtun s, pero otros usaron un ciclo de 13 + 20 bakʼtun en el piktun actual .. [333] Además, puede haber habido alguna variación regional en la forma en que se gestionaron estos ciclos excepcionales. [334]

Una fecha de cuenta larga completa consistía en un glifo introductorio seguido de cinco glifos contando el número de bakʼtun s, katʼun s, tun s, winal s y kʼin s desde el comienzo de la creación actual. A esto le seguiría la parte tzʼolkin de la fecha de la Ronda Calendario, y después de varios glifos intermedios, la fecha de la Cuenta Larga terminaría con la parte Haab de la fecha de la Ronda Calendario. [335]

Correlación del calendario de cuenta larga

Aunque la Ronda del Calendario todavía se usa hoy en día, [336] los mayas comenzaron a usar una cuenta corta abreviada durante el período Clásico Tardío. La cuenta corta es una cuenta de 13 kʼatunes. El Libro de Chilam Balam de Chumayel [337] contiene la única referencia colonial a fechas clásicas de conteo largo. La correlación más generalmente aceptada es la correlación de Goodman-Martínez-Thompson o GMT. Esto equipara la fecha de Cuenta Larga 11.16.0.0.0 13 Ajaw 8 Xul con la fecha gregoriana del 12 de noviembre de 1539. [338] Los epigrafistas Simon Martin y Nikolai Grube defienden un cambio de dos días de la correlación GMT estándar. [339]La Correlación Spinden cambiaría las fechas de Cuenta Larga 260 años atrás; también concuerda con la evidencia documental y se adapta mejor a la arqueología de la Península de Yucatán, pero presenta problemas con el resto de la región maya. [338] La correlación de George Vaillant cambiaría todas las fechas mayas 260 años después y acortaría enormemente el período Posclásico. [338] La datación por radiocarbono de dinteles de madera fechados en Tikal apoya la correlación GMT. [338]

Astronomía

El famoso astrólogo John Dee usó un espejo de obsidiana azteca para ver el futuro. Podemos mirar con desprecio a sus ideas, pero uno puede estar seguro de que, en perspectiva, estaba mucho más cerca de un astrónomo sacerdote maya que de un astrónomo de nuestro siglo.

-  J. Eric S. Thompson , Astronomía maya: Transacciones filosóficas de la Royal Society , 1974 [340]
Representación de un astrónomo del Códice de Madrid [341]

Los mayas hicieron observaciones meticulosas de los cuerpos celestes, registrando pacientemente datos astronómicos sobre los movimientos del sol , la luna , Venus y las estrellas. Esta información se usó para la adivinación , por lo que la astronomía maya fue esencialmente para propósitos astrológicos . Aunque la astronomía maya fue utilizada principalmente por el sacerdocio para comprender los ciclos de tiempo pasados ​​y proyectarlos hacia el futuro para producir profecías, también tuvo algunas aplicaciones prácticas, como proporcionar ayuda en la siembra y cosecha de cultivos. [342] [343]El sacerdocio refinó las observaciones y registró los eclipses del sol y la luna, y los movimientos de Venus y las estrellas; estos se midieron contra eventos fechados en el pasado, asumiendo que eventos similares ocurrirían en el futuro cuando prevalecieran las mismas condiciones astronómicas. [344] Las ilustraciones de los códices muestran que los sacerdotes realizaban observaciones astronómicas a simple vista, con la ayuda de palos cruzados como dispositivo de observación. [345] El análisis de los pocos códices posclásicos restantes ha revelado que, en el momento del contacto europeo, los mayas habían registrado tablas de eclipses, calendarios y conocimientos astronómicos que eran más precisos en ese momento que los conocimientos comparables en Europa. [346]

Los mayas midieron el ciclo de Venus de 584 días con un error de solo dos horas. Cinco ciclos de Venus equivalen a ocho ciclos calendáricos haab de 365 días , y este período se registró en los códices. Los mayas también siguieron los movimientos de Júpiter , Marte y Mercurio . Cuando Venus se elevó como la estrella de la mañana, esto se asoció con el renacimiento de los héroes gemelos mayas . [347] Para los mayas, el ascenso helíaco de Venus estaba asociado con la destrucción y la agitación. [345] Venus estaba estrechamente asociado con la guerra, y el jeroglífico que significa "guerra" incorporó el elemento glifo que simboliza el planeta. [348]Las líneas de visión a través de las ventanas del edificio Caracol en Chichén Itzá se alinean con los extremos más al norte y al sur del camino de Venus. [345] Los gobernantes mayas lanzaron campañas militares para coincidir con el ascenso helíaco o cósmico de Venus, y también sacrificaban importantes cautivos para coincidir con tales conjunciones. [348]

Los eclipses solares y lunares se consideraban eventos especialmente peligrosos que podían provocar una catástrofe en el mundo. En el Códice de Dresde , un eclipse solar está representado por una serpiente devorando el jeroglífico kʼin ("día"). [349] Los eclipses se interpretaron como la mordida del sol o la luna, y se registraron tablas lunares para que los mayas pudieran predecirlos y realizar las ceremonias apropiadas para evitar el desastre. [348]

Religión y mitología

Al igual que el resto de Mesoamérica, los mayas creían en un reino sobrenatural habitado por una serie de deidades poderosas que necesitaban ser aplacadas con ofrendas ceremoniales y prácticas rituales. [350] En el centro de la práctica religiosa maya estaba el culto a los antepasados ​​fallecidos, quienes intercederían por sus descendientes vivos en el trato con el reino sobrenatural. [351] Los primeros intermediarios entre los humanos y lo sobrenatural fueron los chamanes . [352] El ritual maya incluía el uso de alucinógenos para los sacerdotes oraculares chilan . Las visiones de los chilenos probablemente se vieron facilitadas por el consumo de nenúfares., que son alucinógenos en dosis elevadas. [353] A medida que se desarrolló la civilización maya, la élite gobernante codificó la cosmovisión maya en cultos religiosos que justificaban su derecho a gobernar. [350] En el Preclásico Tardío, [354] este proceso culminó con la institución del rey divino, el kʼuhul ajaw, dotado del máximo poder político y religioso. [352]

Los mayas veían el cosmos como altamente estructurado. Había trece niveles en los cielos y nueve en el inframundo, con el mundo mortal en el medio. Cada nivel tenía cuatro direcciones cardinales asociadas con un color diferente; el norte era blanco, el este era rojo, el sur era amarillo y el oeste era negro. Las deidades principales tenían aspectos asociados con estas direcciones y colores. [355]

Los hogares mayas enterraban a sus muertos debajo de los pisos, con ofrendas adecuadas al estatus social de la familia. Allí los muertos podrían actuar como antepasados ​​protectores. Los linajes mayas eran patrilineales, por lo que se enfatizaría la adoración de un antepasado masculino prominente, a menudo con un santuario doméstico. A medida que la sociedad maya se desarrolló y la élite se hizo más poderosa, la realeza maya convirtió sus santuarios domésticos en las grandes pirámides que albergaban las tumbas de sus antepasados. [351]

La creencia en fuerzas sobrenaturales impregnaba la vida maya e influía en todos sus aspectos, desde las actividades más simples del día a día, como la preparación de alimentos, hasta el comercio, la política y las actividades de élite. Las deidades mayas gobernaban todos los aspectos del mundo, tanto visibles como invisibles. [356] El sacerdocio maya era un grupo cerrado, cuyos miembros provenían de la élite establecida; para el Clásico Temprano estaban registrando información ritual cada vez más compleja en sus libros jeroglíficos, incluyendo observaciones astronómicas, ciclos calendáricos, historia y mitología. Los sacerdotes realizaban ceremonias públicas que incorporaban banquetes, derramamiento de sangre, quema de incienso, música, danza ritual y, en determinadas ocasiones, sacrificio humano. Durante el período Clásico, el gobernante maya era el sumo sacerdote y el conducto directo entre los mortales y los dioses. Es muy probable que, entre los plebeyos, el chamanismo prosiguiera en paralelo a la religión estatal. Para el Posclásico, el énfasis religioso había cambiado; hubo un aumento en la adoración de las imágenes de deidades y un recurso más frecuente a los sacrificios humanos. [357]

Los arqueólogos reconstruyen minuciosamente estas prácticas y creencias rituales utilizando varias técnicas. Un recurso importante, aunque incompleto, es la evidencia física, como escondites dedicatorios y otros depósitos rituales, santuarios y entierros con sus ofrendas funerarias asociadas . [358] El arte, la arquitectura y la escritura mayas son otro recurso, y estos pueden combinarse con fuentes etnográficas , incluidos los registros de las prácticas religiosas mayas realizadas por los españoles durante la conquista. [356]

Sacrificio humano

Escultura en relieve de un jugador decapitado que adorna el Gran Juego de Pelota de Chichén Itzá

La sangre era vista como una potente fuente de alimento para las deidades mayas, y el sacrificio de una criatura viviente era una poderosa ofrenda de sangre. Por extensión, el sacrificio de una vida humana era la máxima ofrenda de sangre a los dioses, y los rituales mayas más importantes culminaron en el sacrificio humano. En general, solo se sacrificaban prisioneros de guerra de alto estatus, y los cautivos de menor estatus se utilizaban para trabajar. [359]

Ritos importantes como la dedicación de grandes proyectos de construcción o la entronización de un nuevo gobernante requerían una ofrenda humana. El sacrificio de un rey enemigo era el más preciado, y tal sacrificio implicaba la decapitación del gobernante cautivo en una recreación ritual de la decapitación del dios maya del maíz por los dioses de la muerte. [359] En 738 d. C., el rey vasallo Kʼakʼ Tiliw Chan Yopaat de Quiriguá capturó a su señor supremo, Uaxaclajuun Ubʼaah Kʼawiil de Copán y unos días después lo decapitó ritualmente. [69] El sacrificio por decapitación está representado en el arte maya del período Clásico, y algunas veces tuvo lugar después de que la víctima fuera torturada, golpeada, descalzada, quemada o destripada de diversas formas. [360]Otro mito asociado con la decapitación fue el de los Héroes Gemelos narrados en el Popol Vuh : jugando un juego de pelota contra los dioses del inframundo, los héroes lograron la victoria, pero uno de cada par de gemelos fue decapitado por sus oponentes. [361] [359]

Durante el Posclásico, la forma más común de sacrificio humano fue la extracción del corazón, influenciada por los ritos de los aztecas en el Valle de México; [359] esto generalmente tenía lugar en el patio de un templo o en la cima de la pirámide. [362] En un ritual, los sacerdotes asistentes desollarían el cadáver, excepto las manos y los pies, y el sacerdote oficiante se vestía con la piel de la víctima del sacrificio y realizaba una danza ritual que simbolizaba el renacimiento de la vida. [362] Las investigaciones arqueológicas indican que el sacrificio del corazón se practicaba ya en el período Clásico. [363]

Deidades

Dintel 25 del período Clásico de Yaxchilán , que representa a la Serpiente de la Visión
Marcador de juego de pelota posclásico en Mixco Viejo , que representa a Qʼuqʼumatz llevando a Tohil por el cielo en sus mandíbulas [364]

El mundo maya estaba poblado por una gran variedad de deidades, entidades sobrenaturales y fuerzas sagradas. Los mayas tenían una interpretación tan amplia de lo sagrado que identificar deidades distintas con funciones específicas es inexacto. [365] La interpretación maya de las deidades estaba estrechamente ligada al calendario, la astronomía y su cosmología. [366]La importancia de una deidad, sus características y sus asociaciones variaban según el movimiento de los cuerpos celestes. La interpretación sacerdotal de los registros y libros astronómicos era, por lo tanto, crucial, ya que el sacerdote comprendería qué deidad requería la propiciación ritual, cuándo debían realizarse las ceremonias correctas y cuál sería una ofrenda apropiada. Cada deidad tenía cuatro manifestaciones, asociadas con las direcciones cardinales, cada una identificada con un color diferente. También tenían un aspecto dual día-noche / vida-muerte. [355]

Itzamna era el dios creador, pero también encarnaba el cosmos y, al mismo tiempo, era un dios del sol ; [355] Kʼinich Ahau, el sol diurno, era uno de sus aspectos. Los reyes mayas se identificaban con frecuencia con Kʼinich Ahau. Itzamna también tenía un aspecto de sol nocturno, el Jaguar Nocturno , que representaba al sol en su viaje por el inframundo. [367] Los cuatro Pawatuns sostenían los rincones del reino de los mortales; en los cielos, los Bacabs realizaban la misma función. Además de sus cuatro aspectos principales, los Bakab tenían decenas de otros aspectos que no se comprenden bien. [368] Los cuatro Chaacs eran dioses de la tormenta., controlando los truenos, los relámpagos y las lluvias. [369] Cada uno de los nueve señores de la noche gobernaba uno de los reinos del inframundo. [368] Otras deidades importantes fueron la diosa de la luna , el dios del maíz y los héroes gemelos. [370]

El Popol Vuh se escribió en la escritura latina en los primeros tiempos de la colonia y probablemente fue transcrito de un libro jeroglífico por un noble maya k hieicheʼ desconocido. [371] Es una de las obras más destacadas de la literatura indígena en América. [311] El Popul Vuh relata la creación mítica del mundo, la leyenda de los Héroes Gemelos y la historia del reino Kʼicheʼ del Posclásico. [371] Las deidades registradas en el Popul Vuh incluyen a Hun Hunahpu , el dios del maíz Kʼiche, [372] y una tríada de deidades liderada por el patrón Kʼiche To Tohil , y que también incluye a la diosa de la luna.Awilix y el dios de la montaña Jacawitz . [373]

Al igual que otras culturas mesoamericanas, los mayas adoraban a las deidades de las serpientes emplumadas . Tal adoración fue rara durante el período Clásico, [374] pero en el Posclásico la serpiente emplumada se había extendido tanto a la Península de Yucatán como a las Tierras Altas de Guatemala. En Yucatán, la deidad serpiente emplumada era Kukulkan , [375] entre los kʼicheʼ era Qʼuqʼumatz . [376] Kukulkan tuvo sus orígenes en la Serpiente de Guerra del período Clásico , Waxaklahun Ubah Kan , y también ha sido identificado como la versión Posclásica de la Serpiente de la Visión del arte maya clásico. [377]Aunque el culto de Kukulkan tuvo sus orígenes en estas tradiciones mayas anteriores, el culto de Kukulkan estuvo fuertemente influenciado por el culto de Quetzalcoatl del centro de México. [378] Asimismo, Qʼuqʼumatz tuvo un origen compuesto, combinando los atributos del Quetzalcoatl mexicano con aspectos del período Clásico Itzamná. [379]

Agricultura

El maíz era un alimento básico de la dieta maya .

Los antiguos mayas tenían métodos diversos y sofisticados de producción de alimentos. Se creía que la agricultura itinerante (quema) les proporcionaba la mayor parte de sus alimentos, [380] pero ahora se cree que los campos elevados permanentes , las terrazas , la jardinería intensiva, los huertos forestales y los barbechos gestionados también eran cruciales para sustentar a las grandes poblaciones Período clásico en algunas zonas. [381] De hecho, la evidencia de estos diferentes sistemas agrícolas persiste en la actualidad: los campos elevados conectados por canales pueden verse en fotografías aéreas. [382]La composición de especies de la selva tropical contemporánea tiene una abundancia significativamente mayor de especies de valor económico para los antiguos mayas en áreas que estaban densamente pobladas en la época precolombina, [383] y los registros de polen en los sedimentos de los lagos sugieren que el maíz, la mandioca , las semillas de girasol , el algodón y otros Los cultivos se han cultivado en asociación con la deforestación en Mesoamérica desde al menos el 2500 a. C. [384]

Los alimentos básicos de la dieta maya eran el maíz, los frijoles y las calabazas. Estos se complementaron con una amplia variedad de otras plantas cultivadas en jardines o recolectadas en el bosque. En Joya de Cerén , una erupción volcánica conservó un registro de alimentos almacenados en los hogares mayas, entre ellos chiles y tomates . Las semillas de algodón estaban en proceso de ser molidas, quizás para producir aceite de cocina. Además de los alimentos básicos, los mayas también cultivaban cultivos de prestigio como el algodón, el cacao y la vainilla. El cacao era especialmente apreciado por la élite, que consumía bebidas de chocolate . [385] El algodón se hilaba, teñía y tejía para fabricar textiles valiosos para poder comercializarlo. [386]

Los mayas tenían pocos animales domésticos; los perros fueron domesticados en el año 3000 a. C. y el pato real en el Posclásico Tardío. [387] Los pavos ocelados no eran aptos para la domesticación, pero fueron detenidos en la naturaleza y encerrados para el engorde. Todos estos se utilizaron como animales de alimentación; los perros también se utilizaron para la caza. Es posible que también se encerraran y engordaran ciervos. [388]

Sitios mayas

Hay cientos de sitios mayas repartidos por cinco países: Belice, El Salvador, Guatemala, Honduras y México. [389] Los seis sitios con arquitectura o escultura particularmente destacada son Chichén Itzá, Palenque, Uxmal y Yaxchilán en México, Tikal en Guatemala y Copán en Honduras. Otros sitios importantes, pero de difícil acceso, incluyen Calakmul y El Mirador. Los principales sitios en la región Puuc, después de Uxmal, son Kabah , Labna y Sayil. En el este de la península de Yucatán se encuentran Cobá y el pequeño sitio de Tulum . [390] Los sitios de Río Bec en la base de la península incluyen Becan , Chicanná, Kohunlichy Xpuhil. Los sitios más destacados en Chiapas, además de Palenque y Yaxchilán, son Bonampak y Toniná. En el altiplano guatemalteco se encuentran Iximche, Kaminaljuyú, Mixco Viejo y Qʼumarkaj (también conocido como Utatlán). [391] En las tierras bajas del norte de Petén de Guatemala hay muchos sitios, aunque, aparte de Tikal, el acceso es generalmente difícil. Algunos de los sitios de Petén son Dos Pilas, Seibal y Uaxactún. [392] Los sitios importantes en Belice incluyen Altun Ha, Caracol y Xunantunich . [393]

Colecciones de museos

El Museo Nacional de Arqueología y Etnología, en la Ciudad de Guatemala

Hay muchos museos en todo el mundo con artefactos mayas en sus colecciones. La Fundación para el Avance de los Estudios Mesoamericanos enumera más de 250 museos en su base de datos del Museo Maya, [394] y la Asociación Europea de Mayanistas enumera poco menos de 50 museos solo en Europa. [395]

Ver también

  • La enteogénica y los mayas
  • Civilización huasteca
  • Índice de artículos relacionados con México
  • Canciones de Dzitbalche

Referencias

  1. ^ Restall y Asselbergs 2007, p. 4.
  2. ^ Fash, William L. "Maya". En Davíd Carrasco (ed). La enciclopedia de Oxford de culturas mesoamericanas . : Oxford University Press, 2001. ISBN  9780195188431
  3. a b Sharer y Traxler, 2006, p. 28.
  4. ^ Rosenwig 2010, p. 3.
  5. ^ Sharer y Traxler, 2006, págs. 28-29.
  6. ^ Foster 2002, p. 28.
  7. ^ Blanton y col. 1993, pág. 35.
  8. ^ Adams, 2005, p. 17.
  9. ^ Adams, 2005, p. 18.
  10. ^ Adams, 2005, p. 19.
  11. ^ Witschey y Brown 2012, págs. 183–84.
  12. ^ Foster 2002, p. 5.
  13. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 29. Foster 2002, pág. 5.
  14. ^ Marcus 2004b, págs. 342.
  15. ^ Taube 2004, p. 273.
  16. ^ McVicker 1985, p. 82.
  17. ^ Brittenham 2009, p. 140.
  18. ^ Berlo 1989, p. 30.
  19. ^ Kristan-Graham y Kowalski 2007, págs. 13-14.
  20. a b Sharer y Traxler, 2006, p. 26.
  21. ^ Thompson, 1966, p. 25.
  22. ^ Lovell 2005, p. 17.
  23. ^ Sharer y Traxler, 2006, págs. 46–47.
  24. ^ Arroz y arroz 2009, p. 5.
  25. ^ Quezada 2011, p. 17.
  26. ^ Lovell 2000, p. 400.
  27. ^ Viqueira 2004, p. 21.
  28. ^ Sharer y Traxler, 2006, págs. 34-36.
  29. ^ Estrada-Belli 2011, págs. 1, 3.
  30. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 98. Estrada-Belli 2011, pág. 38.
  31. ^ Estrada-Belli 2011, p. 1.
  32. ^ Demarest 2004, p. 17.
  33. ^ Estrada-Belli 2011, p. 3.
  34. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 98.
  35. ^ Masson 2012, p. 18238. Pugh y Cecil 2012, pág. 315.
  36. ^ Estrada-Belli 2011, p. 28.
  37. ^ Hammond y col. 1976, págs. 579–81.
  38. ^ Dibujó 1999, p. 6.
  39. ^ Coe 1999, p. 47.
  40. ^ Inomata, Takeshi; Vázquez López, VA; et al. (3 de junio de 2020). "Arquitectura monumental en Aguada Fénix y el surgimiento de la civilización maya" . Naturaleza . 582 (7813): 530–533. Bibcode : 2020Natur.582..530I . doi : 10.1038 / s41586-020-2343-4 . PMID 32494009 . S2CID 219281856 . Consultado el 3 de junio de 2020 .  
  41. a b Olmedo Vera 1997, p. 26.
  42. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 214.
  43. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 276.
  44. ^ Sharer y Traxler, 2006, págs.182, 197.
  45. ^ Saturno, Stuart y Beltrán 2006, págs. 1281-1283.
  46. ^ Olmedo Vera 1997, p. 28.
  47. ^ Martin y Grube 2000, págs. 25-26.
  48. ^ Love 2007, págs. 293, 297. Popenoe de Hatch y Schieber de Lavarreda 2001, p. 991.
  49. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 236.
  50. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 275.
  51. ^ Martin y Grube 2000, p. 8.
  52. ^ Schele y Mathews 1999, págs. 179, 182–83.
  53. a b Coe, 1999, p. 81.
  54. ^ Martin y Grube 2000, p. 21.
  55. a b c Masson, 2012, p. 18237.
  56. a b c Martin y Grube, 2000, p. 9.
  57. ^ Demarest 2004, p. 218. Estrada-Belli 2011, págs. 123-26.
  58. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 322. Martin y Grube 2000, pág. 29.
  59. a b Sharer y Traxler, 2006, p. 324.
  60. a b c Olmedo Vera 1997, p. 36.
  61. ^ Foster 2002, p. 133.
  62. ^ Demarest 2004, págs. 224-26.
  63. ^ Sharer y Traxler, 2006, págs. 383, 387.
  64. ^ Salisbury, Koumenalis y Barbara Moffett 2002. Martin y Grube 2000, p. 108. Sharer & Traxler 2006, pág. 387.
  65. ^ Martin y Grube 2000, págs. 54–55.
  66. ^ Martin y Grube 2000, págs. 192–93. Sharer y Traxler 2006, p. 342.
  67. ^ Martin y Grube 2000, págs. 200, 203.
  68. ^ Martin y Grube 2000, págs.203, 205.
  69. a b Miller, 1999, págs. 134–35. Looper 2003, pág. 76.
  70. ^ Looper 1999, págs.81, 271.
  71. ^ Demarest 2004, p. 75.
  72. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 554.
  73. ^ Coe 1999, págs. 151–55.
  74. ^ Becker 2004, p. 134.
  75. ^ Demarest 2004, p. 246.
  76. ^ Demarest 2004, p. 248.
  77. ^ Martin y Grube 2000, p. 226.
  78. ^ Foster 2002, p. 60.
  79. ^ Sharer 2000, p. 490.
  80. ^ Sharer y Traxler, 2006, págs.613, 616.
  81. ^ Foias 2014, p. 15.
  82. a b Masson, 2012, p. 18238.
  83. a b Arroyo, 2001, p. 38.
  84. a b Sharer y Traxler, 2006, p. 618.
  85. ^ Foias 2014, págs. 100–02.
  86. ^ Masson y Peraza Lope 2014.
  87. ^ Andrews 1984, p. 589.
  88. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 717.
  89. ^ Restall y Asselbergs 2007, p. 5.
  90. ^ Sharer y Traxler, 2006, págs. 759–60.
  91. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 763. Lovell 2005, pág. 58. Mateo 2012, págs. 78–79.
  92. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 763.
  93. ^ Sharer y Traxler, 2006, págs. 764–65. Recinos 1986, págs.68, 74.
  94. ^ Schele y Mathews 1999, p. 297. Guillemín 1965, p. 9.
  95. ^ Schele y Mathews 1999, p. 298.
  96. ^ Recinos 1986, p. 110. del Águila Flores 2007, pág. 38.
  97. ^ Sharer y Traxler, 2006, págs. 766–72.
  98. ^ Sharer y Traxler, 2006, págs. 772–73.
  99. ^ Jones 1998, p. xix.
  100. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 9.
  101. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 10.
  102. Zorich, 2012, p. 29. Thompson 1932, pág. 449.
  103. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 11.
  104. a b Demarest, 2004, p. 31.
  105. ^ Demarest 2004, págs. 32-33.
  106. ^ Koch 2013, págs.1, 105.
  107. ^ Demarest 2004, págs. 33-34.
  108. ^ Demarest 2004, págs. 37–38.
  109. ^ Demarest 2004, p. 38.
  110. ^ Demarest 2004, p. 39.
  111. ^ Demarest 2004, p. 42.
  112. ^ Demarest 2004, p. 44.
  113. ^ Demarest 2004, p. 45.
  114. ^ Foster 2002, p. 8.
  115. ^ a b "Los arqueólogos descubren la capital perdida del antiguo Reino Maya" . HeritageDaily - Noticias de arqueología . 12 de marzo de 2020 . Consultado el 16 de marzo de 2020 .
  116. ^ "Antiguo reino maya desenterrado en un patio trasero en México" . phys.org . Consultado el 16 de marzo de 2020 .
  117. ^ orígenes antiguos. "Reino maya perdido hace mucho tiempo desenterrado en el rancho de ganado mexicano" . www.ancient-origins.net . Consultado el 16 de marzo de 2020 .
  118. ^ Cioffi-Revilla y Landman 1999, p. 563.
  119. ^ Oakley y Rubin 2012, p. 81.
  120. ^ Oakley y Rubin 2012, p. 82.
  121. ^ Foias 2014, p. 162.
  122. ^ Foias 2014, p. 60.
  123. ^ Chase y Chase 2012, p. 265.
  124. ^ Chase y Chase 2012, p. 264.
  125. ^ Foias 2014, p. 64.
  126. a b Foias, 2014, p. 161.
  127. ^ Foias 2014, p. 167.
  128. ^ Foster 2002, p. 121.
  129. ^ Foster 2002, págs. 121-22.
  130. ^ Foster 2002, p. 122.
  131. ^ Gillespie 2000, págs. 470, 473–74.
  132. ^ Martin y Grube 2000, p. 178. Witschey y Brown 2012, p. 321.
  133. ^ Martin y Grube 2000, p. 14.
  134. a b c Foias, 2014, p. 224.
  135. ^ Jackson 2013, págs.142, 144.
  136. ^ Jackson, 2013, p. 144.
  137. a b D'Arcy Harrison, 2003, p. 114.
  138. ^ Martin y Grube 2000, p. 17.
  139. ^ D'Arcy Harrison, 2003, p. 114. Martin y Grube 2000, pág. 17.
  140. ^ Jackson, 2013, págs. 4-5.
  141. ^ Museo de Arte Kimbell 2015. Martin y Grube 2000, p. 135.
  142. ^ Jackson, 2013, págs. 65-66.
  143. ^ Jackson, 2013, p. 12.
  144. ^ D'Arcy Harrison, 2003, págs. 114-15.
  145. ^ Jackson, 2013, págs. 13-14.
  146. ^ Jackson, 2013, p. 15.
  147. ^ Jackson, 2013, p. 77.
  148. ^ Jackson, 2013, p. 68.
  149. ^ Foias 2014, p. 226.
  150. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 97.
  151. ^ Marcus 2004a, p. 277.
  152. ^ Masson y Peraza Lope 2004, p. 213.
  153. a b c d Foster, 2002, p. 144.
  154. ^ Marcus 2004a, p. 255.
  155. a b Foster, 2002, p. 143.
  156. a b c Aoyama, 2005, p. 291.
  157. ^ Aoyama 2005, p. 292.
  158. a b Aoyama, 2005, p. 293.
  159. ^ Webster 2000, p. 66.
  160. ^ Foias 2014, págs. 167–68.
  161. ^ Foias 2014, p. 168.
  162. ^ Wise y McBride, 2008, p. 32.
  163. a b Wise y McBride, 2008, p. 34.
  164. ^ Phillips 2007, p. 95.
  165. ^ Foster 2002, p. 145.
  166. ^ Martin y Grube 2000, 128, 132.
  167. a b c d Foster, 2002, p. 146.
  168. ^ Foster 2002, págs. 146–47.
  169. ^ Aoyama 2005, p. 294.
  170. ^ Aoyama 2005, págs. 294, 301
  171. ^ Rice, Rice, Pugh y Sánchez Polo 2009, p. 129.
  172. ^ Phillips 2007, p. 94.
  173. a b c d e Foster, 2002, p. 319.
  174. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 51.
  175. ^ Foias 2014, p. 18.
  176. a b Foster, 2002, p. 322.
  177. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 660.
  178. ^ Caso Barrera y Aliphat Fernández 2006, págs. 31, 36. Caso Barrera y Aliphat Fernández 2007, p. 49.
  179. ^ Foster 2002, p. 320.
  180. ^ Foster 2002, págs. 319-20.
  181. ^ Foster 2002, p. 323.
  182. ^ Foster 2002, p. 324.
  183. ^ Foster 2002, p. 325.
  184. ^ Dahlin y col. 2007, pág. 363.
  185. ^ Dahlin y col. 2007, pág. 365.
  186. ^ Dahlin y col. 2007, pág. 367.
  187. ^ Dahlin y col. 2007, págs. 363, 369, 380.
  188. ^ Foias 2014, p. 14. Sharer y Traxler 2006, 659.
  189. ^ Sharer y Traxler 2006, 658.
  190. ^ Miller 1999, p. 131.
  191. ^ Stuart y Stuart 2008, p. 201.
  192. ^ Miller 1999, p. 10.
  193. ^ Miller 1999, p. 11.
  194. ^ Miller 1999, p. 105.
  195. ^ Miller 1999, págs. 73–75.
  196. ^ Miller 1999, p. 75.
  197. ^ Miller 1999, p. 92.
  198. a b Miller, 1999, p. 78.
  199. ^ Miller 1999, págs. 78–80.
  200. ^ Miller 1999, págs.9, 80.
  201. ^ Miller 1999, págs. 80-81.
  202. ^ Miller 1999, págs. 80-81. Sharer y Traxler 2006, p. 340.
  203. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 340.
  204. ^ Miller 1999, p. 84.
  205. ^ Estrada-Belli págs. 44, 103-04.
  206. ^ Saturno, Stuart y Beltrán 2006, 1281–82.
  207. ^ Miller 1999, págs. 84-85.
  208. ^ Martin y Grube 2000, p. 36.
  209. ^ Miller 1999, p. 83.
  210. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 45.
  211. ^ a b Museo de Arqueología y Etnología de SFU.
  212. ^ Williams 2010.
  213. ^ Thompson 1990, p. 147.
  214. ^ Miller 1999, p. 228.
  215. ^ Miller 1999, págs. 86-87.
  216. ^ Miller 1999, p. 87.
  217. ^ Miller 1999, p. 86.
  218. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 378.
  219. ^ Reents-Budet y col. 2007, págs. 1417–18.
  220. ^ Miller 1999, p. 77.
  221. ^ Miller 1999, p. 76.
  222. ^ Hutson, 2011, p. 403.
  223. ^ Hutson 2011, págs. 405-06.
  224. ^ Foster 2002, p. 215. Abrams 1994, págs. 60, 130.
  225. a b Foster, 2002, p. 216.
  226. ^ Foster 2002, págs. 216-17.
  227. a b c Olmedo Vera 1997, p. 34.
  228. ^ Miller 1999, p. 25.
  229. a b Schele y Mathews, 1999, p. 23.
  230. a b Schele y Mathews, 1999, p. 24.
  231. ^ Olmedo Vera 1997, p. 35.
  232. a b c Foster, 2002, p. 238.
  233. a b c Hohmann-Vogrin, 2011, p. 195.
  234. a b c Foster, 2002, p. 239.
  235. ^ Foster 2002, págs. 238–39.
  236. ^ Fuente, Staines Cicero y Arellano Hernández 1999, p. 142.
  237. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 546.
  238. ^ Foster 2002, p. 232.
  239. ^ Christie 2003, págs. 315-16.
  240. ^ Christie 2003, p. 316.
  241. ^ Christie 2003, p. 315.
  242. ^ Sharer y Traxler, 2006, págs.395, 397.
  243. ^ Foster 2002, p. 231.
  244. ^ Miller 1999, p. 32.
  245. a b c d Foster, 2002, p. 235.
  246. a b c Demarest, 2004, p. 201.
  247. ^ Doyle 2012, p. 358.
  248. ^ Dibujó 1999, p. 186. Laporte y Fialko 1994, p. 336.
  249. ^ Foster 2002, págs. 235–36.
  250. ^ Šprajc 2018
  251. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 253.
  252. ^ Coe 1999, p. 77.
  253. a b Hansen, 1998, p. 78.
  254. ^ Forsyth 1993, p. 113. Szymanski 2013, págs. 23–37.
  255. ^ Valdés 1994, p. 101. Szymanski 2013.
  256. ^ Hansen 1991, p. 166. Hansen 1998, pág. 78.
  257. Szymanski, 2013, p. sesenta y cinco.
  258. ^ Hansen 1998, p. 80. Szymanski 2013, pág. 35.
  259. ^ Hansen 1998, p. 80.
  260. Szymanski, 2013, p. 35.
  261. ^ Hansen 1991, p. 166.
  262. a b Colas y Voß, 2011, p. 186.
  263. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 207.
  264. ^ Foster 2002, p. 233.
  265. ^ Colas y Voß 2011, p. 189. Taladoire y Colsenet 1991, p. 165.
  266. ^ Colas y Voß 2011, p. 189.
  267. ^ Coe 1999, p. 175.
  268. ^ Foster 2002, p. 223.
  269. a b c d Foster, 2002, p. 224.
  270. ^ Fuente, Staines Cicero y Arellano Hernández 1999, págs. 144–45.
  271. ^ Fuente, Staines Cicero y Arellano Hernández 1999, p. 146.
  272. ^ Foster 2002, págs. 224-25.
  273. ^ Foster 2002, p. 225.
  274. a b c d Foster, 2002, p. 226.
  275. a b Fuente, Staines Cicero y Arellano Hernández 1999, p. 150.
  276. a b Fuente, Staines Cicero y Arellano Hernández 1999, p. 149.
  277. ^ Foster 2002, p. 226. Fuente, Staines Cicero y Arellano Hernández 1999, p. 150.
  278. ^ Foster 2002, p. 274.
  279. ^ Foster 2002, p. 274. Sharer y Traxler 2006, p. 26.
  280. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 132.
  281. ^ Estrada-Belli 2011, p. 112.
  282. ^ Houston, Robertson y Stuart 2000, p. 326.
  283. ^ Houston, Robertson y Stuart 2000, p. 338.
  284. ^ Bricker 2007, p. 143.
  285. ^ Demarest, Barrientos y Fahsen 2006, págs. 832–33.
  286. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 125.
  287. ^ Diehl 2004, p. 183.
  288. ^ Saturno, Stuart y Beltrán 2006, p. 1282.
  289. ^ Amor 2007, p. 293. Schieber Laverreda y Orrego Corzo 2010, p. 2.
  290. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 225.
  291. ^ Kettunen y Helmke 2008, p. 10.
  292. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 126. Foster 2002, pág. 297.
  293. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 129.
  294. a b c d Kettunen y Helmke, 2008, p. 6.
  295. ^ Ellsworth Hamann 2008, págs. 6-7.
  296. ^ Tanaka 2008, págs.30, 53.
  297. ^ Macri y Looper 2003, p. 5.
  298. ^ Sharer y Traxler, 2006, págs. 120, 123.
  299. ^ Miller y Taube 1993, p. 131.
  300. ^ a b Tobin, 2001.
  301. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 120.
  302. ^ Coe 1994, págs. 245–46.
  303. ^ Sharer y Traxler, 2006, págs. 135–36.
  304. ^ Foster 2002, págs. 271–72.
  305. ^ Macri y Looper 2003, p. 11.
  306. ^ Kettunen y Helmke 2014, p. 9.
  307. a b Kettunen y Helmke, 2014, p. dieciséis.
  308. ^ Kettunen y Helmke 2014, págs. 24-25.
  309. ^ a b Webster y col. 1989, pág. 55.
  310. ^ Foster 2002, p. 331.
  311. a b Sharer y Traxler, 2006, p. 123.
  312. ^ Dibujó 1999, p. 322.
  313. ^ Dibujó 1999, p. 323.
  314. ^ Foster 2002, p. 278.
  315. a b Foster, 2002, p. 249.
  316. ^ Blume 2011, p. 53.
  317. ^ Blume 2011, p. 53. Sharer y Traxler 2006, p. 101.
  318. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 101. Justeson 2010, pág. 46.
  319. ^ Justeson 2010, p. 46.
  320. ^ Justeson 2010, p. 49.
  321. ^ Justeson 2010, p. 50.
  322. ^ Justeson 2010, p. 52.
  323. a b Foster, 2002, p. 248.
  324. ^ Foster 2002, p. 248. Sharer y Traxler 2006, p. 101.
  325. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 101.
  326. ^ Foster 2002, p. 250.
  327. ^ Foster 2002, p. 251.
  328. ^ Foster 2002, p. 252.
  329. a b Foster, 2002, p. 253.
  330. a b Sharer y Traxler, 2006, p. 104.
  331. a b Sharer y Traxler, 2006, p. 102.
  332. a b Sharer y Traxler, 2006, p. 107.
  333. ^ Carter 2014 "Un solo pasaje en un panel jeroglífico del Clásico Tardío en Palenque aclara dos puntos más; primero, que el recuento de bakʼtuns se acumulará hasta 19, como antes de la era actual, antes de que cambie el número en el lugar de los piktuns; y segundo , que ese número cambiará a 1, no a 14, tal como lo hicieron los bakʼtuns en 2720 aC. En otras palabras, todos los piktuns excepto el actual contenían 20 bakʼtuns, pero el actual contiene 33; todos los kalabtuns anteriores, el siguiente lugar arriba, contenía 20 piktun, pero el kalabtun actual contiene 33 de ellos. Presumiblemente, el mismo patrón se obtiene para el resto de los lugares más altos. Este reajuste escalonado de los ciclos de orden superior, tan chocantemente inesperado desde una perspectiva occidental contemporánea, sugiere una actitud hacia el tiempo más numerológica que matemática.13 y 20, después de todo,son los números clave del tzolkʼin, por lo que es apropiado que se incorporen a la Cuenta Larga a escalas temporales enormes ".
  334. ^ Van Stone 2011
  335. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 110.
  336. ^ Tedlock 1992, p. 1. Miles 1952, pág. 273.
  337. ^ El libro de Chilam Balam de Chumayel Ralph L. Roys, Washington DC; Institución Carnegie 1933, págs. 79, 83
  338. a b c d Sharer y Traxler, 2006, p. 114.
  339. ^ Martin y Grube 2000, p. 13.
  340. ^ Thompson 1974, p. 88.
  341. ^ Milbrath 1999, págs. 252–53.
  342. ^ Van Stone, M. (enero de 2016). "Lo que creemos saber sobre las matemáticas y la astronomía mayas" . Inspiración de los fenómenos astronómicos VIII: Ciudad de las estrellas . 501 : 265. Código Bibliográfico : 2016ASPC..501..265V . ISSN 1050-3390 . 
  343. ^ Editores, History com. "Logros Científicos Mayas" . HISTORIA . Consultado el 25 de agosto de 2020 .CS1 maint: extra text: authors list (link)
  344. ^ Demarest 2004, p. 192.
  345. a b c Foster, 2002, p. 261.
  346. ^ Demarest 2004, p. 193.
  347. ^ Foster 2002, p. 260.
  348. a b c Foster, 2002, p. 262.
  349. ^ "Astronomía maya" . ircamera.as.arizona.edu . Consultado el 24 de agosto de 2020 .
  350. a b Sharer y Traxler, 2006, p. 91.
  351. a b Demarest, 2004, p. 176.
  352. a b Sharer y Traxler, 2006, p. 93.
  353. ^ Emboden 1979, págs. 50-52.
  354. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 721.
  355. a b c Demarest, 2004, p. 179.
  356. a b Sharer y Traxler, 2006, p. 92.
  357. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 722.
  358. ^ Sharer y Traxler, 2006, págs. 91–92.
  359. a b c d Sharer y Traxler, 2006, p. 751.
  360. ^ Miller y Taube 1993, p. 96.
  361. ^ Gillespie 1991, págs. 322-23.
  362. a b Sharer y Traxler, 2006, p. 752.
  363. ^ Tiesler y Cucina, 2006, p. 493.
  364. ^ Fox, 2008, págs. 60, 249.
  365. ^ Demarest 2004, p. 177.
  366. ^ Demarest 2004, págs.177, 179.
  367. ^ Demarest 2004, p. 181.
  368. a b Demarest, 2004, p. 182.
  369. ^ Demarest 2004, págs. 182–83.
  370. ^ Demarest 2004, págs. 181–83.
  371. a b Miller y Taube 1993, p. 134.
  372. ^ Sharer y Traxler, 2006, p. 729.
  373. ^ Christenson 2007, págs. 61n65, 228n646. Miller y Taube 1993, pág. 170. Carmack 2001, págs. 275, 369.
  374. ^ Miller y Taube 1993, p. 150.
  375. ^ Miller y Taube 1993, p. 142.
  376. ^ Christenson 2007, págs. 52–53n20.
  377. ^ Freidel, Schele y Parker 1993, págs. 289, 325, 441n26.
  378. ^ Sharer y Traxler, 2006, págs. 582–83.
  379. Fox, 2008, págs. 60, 121, 220.
  380. Fisher, 2014, p. 196.
  381. ^ Sharer y Traxler, 2006, págs. 81–82. Demarest 2004, págs. 130–38. Ross 2011, pág. 75.
  382. ^ Adams, Brown y Culbert 1981, p. 1460.
  383. ^ Ross 2011, p. 75.
  384. ^ Colunga-García Marín y Zizumbo-Villarreal 2004, págs. S102 – S103
  385. ^ Foster 2002, p. 310.
  386. ^ Foster 2002, págs. 310-11.
  387. ^ Foster 2002, págs. 311-312.
  388. ^ Foster 2002, p. 312.
  389. ^ Coe 1999, p. 243.
  390. ^ Coe 1999, p. 244.
  391. ^ Coe 1999, p. 245.
  392. ^ Coe 1999, págs. 245–46.
  393. ^ Coe 1999, p. 246.
  394. ^ Ros.
  395. ^ WAYEB.

Bibliografía

  • Abrams, Elliot M. (1994). Cómo los mayas construyeron su mundo: energía y arquitectura antigua . Austin, Texas, EE.UU .: University of Texas Press. ISBN 978-0-292-70461-9. OCLC  29564628 .
  • Adams, Richard EW (2005) [1977]. Mesoamérica prehistórica (3ª ed.). Norman, Oklahoma: Prensa de la Universidad de Oklahoma. ISBN 978-0-8061-3702-5. OCLC  58975830 .
  • Adams, REW; WE Brown; T. Patrick Culbert (25 de septiembre de 1981). "Mapeo de radar, arqueología y uso de la tierra de los antiguos mayas" (PDF) . Ciencia . Series nuevas. 213 (4515): 1457–63. Código Bibliográfico : 1981Sci ... 213.1457A . doi : 10.1126 / science.213.4515.1457 . ISSN  1095-9203 . OCLC  863047799 . PMID  17780866 . S2CID  24698299 . Archivado desde el original (PDF) el 12 de marzo de 2015 . Consultado el 12 de marzo de 2015 .
  • Andrews, Anthony P. (invierno de 1984). "La geografía política de los mayas yucatecos del siglo XVI: comentarios y revisiones". Revista de Investigaciones Antropológicas . 40 (4): 589–96. doi : 10.1086 / jar.40.4.3629799 . ISSN  0091-7710 . JSTOR  3629799 . OCLC  1787802 . S2CID  163743879 .
  • Aoyama, Kazuo (julio de 2005). "Guerra y Armas Clásicas Mayas: Lanza, dardo y puntas de flecha de Aguateca y Copán". Mesoamérica antigua . 16 (2): 291-304. doi : 10.1017 / S0956536105050248 . ISSN  0956-5361 . OCLC  43698811 . S2CID  162394344 .
  • Arroyo, Bárbara (julio-agosto de 2001). Enrique Vela (ed.). "El Poslclásico Tardío en los Altos de Guatemala" [El Posclásico Tardío en el Altiplano de Guatemala]. Arqueología Mexicana (en español). IX (50): 38–43. ISSN  0188-8218 . OCLC  40772247 .
  • "Los científicos descubren la antigua ciudad maya escondida bajo la selva guatemalteca" . The Guardian . Associated Press. 2018 . Consultado el 4 de febrero de 2018 .
  • Becker, Marshall Joseph (2004). "Heterarquía maya inferida de los planes de plaza del período clásico". Mesoamérica antigua . 15 : 127–38. doi : 10.1017 / S0956536104151079 . ISSN  0956-5361 . OCLC  43698811 . S2CID  162497874 .
  • Berlo, Janet Catherine (1989). "Escritura temprana en el centro de México: en Tlilli, en Tlapalli antes del 1000 dC" . En Richard A. Diehl; Janet Catherine Berlo (eds.). Mesoamérica después de la decadencia de Teotihuacan, 700-900 d . C. Washington, DC, EE.UU .: Dumbarton Oaks, fideicomisarios de la Universidad de Harvard. págs. 19–48. ISBN 978-0-88402-175-9. OCLC  18557289 .
  • Blanton, Richard E .; Stephen A. Kowalewski; Gary M. Feinman; Laura M. Finsten (1993) [1981]. Mesoamérica antigua: una comparación del cambio en tres regiones . Cambridge, Reino Unido: Cambridge University Press. ISBN 978-0-521-44053-0. OCLC  470193044 .
  • Blume, Anna (marzo de 2011). "Conceptos mayas de cero". Actas de la American Philosophical Society . 155 (1): 51–88. ISSN  0003-049X . JSTOR  23056849 . OCLC  1480553 .
  • Bricker, Victoria R. (diciembre de 2007). "Un cuarto de siglo de lingüística maya". Mexicon . 29 (6): 138–47. ISSN  0720-5988 . JSTOR  23759758 . OCLC  5821915 .
  • Brittenham, Claudia (primavera-otoño de 2009). Francesco Pellizzi (ed.). Estilo y sustancia, o por qué fueron enterradas las pinturas de Cacaxtla . Res: Antropología y Estética . 55/56 Fuga. Cambridge, Massachusetts: Museo Peabody de Arqueología y Etnología y Museo de Arte de Harvard. págs. 135–55. doi : 10.1086 / RESvn1ms25608840 . ISBN 978-0-87365-854-6. ISSN  0277-1322 . OCLC  601057415 . S2CID  192220187 .
  • Carmack, Robert M. (2001). Kikʼulmatajem le Kʼicheʼaabʼ: Evolución del Reino Kʼicheʼ [ Evolución del Reino Kʼiche ] (en español). Ciudad de Guatemala, Guatemala: Cholsamaj. ISBN 978-99922-56-22-0. OCLC  253481949 .
  • Carter, Nicholas P. (2014). "Fuentes y escalas de la historia del maya clásico". En Kurt Raaflaub (ed.). Pensar, registrar y escribir la historia en el mundo antiguo . Nueva York: Wiley-Blackwell. págs. 340–71.
  • Caso Barrera, Laura; Mario Aliphat Fernández (2006). "Cacao, vainilla y achiote: tres sistemas de producción e intercambio en las tierras bajas del sur maya, siglos XVI-XVII". Revista de Geografía Latinoamericana . 5 (2): 29–52. doi : 10.1353 / lag.2006.0015 . ISSN  1545-2476 . JSTOR  25765138 . OCLC  356573308 .
  • Caso Barrera, Laura; Aliphat, Mario (2007). JP Laporte ; B. Arroyo; H. Mejía (eds.). "Relaciones de Verapaz y las Tierras Bajas Mayas Centrales en el siglo XVII" [Relación entre Verapaz y las tierras bajas mayas centrales en el siglo XVII] (PDF) . Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala (en español). XX (2006): 48–58. OCLC  173275417 . Archivado desde el original (PDF) el 17 de octubre de 2013 . Consultado el 26 de junio de 2014 .
  • Chase, Arlen F .; Diane Z. Chase (2012). "Sociedades complejas en las tierras bajas mayas del sur: su desarrollo y florecimiento en el registro arqueológico" . En Deborah L. Nichols; Christopher A. Pool (eds.). El Manual de Oxford de Arqueología Mesoamericana . Nueva York: Oxford University Press. págs. 255–67. ISBN 978-0-19-539093-3. OCLC  761538187 .
  • Christenson, Allen J. (2007) [2003]. "Popul Vuh: Libro Sagrado del Pueblo Maya Quiché" (PDF) . Artículos de Mesoweb . Mesoweb: una exploración de las culturas mesoamericanas. Archivado desde el original (PDF) el 24 de octubre de 2014 . Consultado el 23 de enero de 2010 .
  • Christie, Jessica Joyce (2003). "Conclusiones". En Jessica Joyce Christie (ed.). Palacios mayas y residencias de élite: un enfoque interdisciplinario . Serie de Linda Schele en estudios mayas y precolombinos. Austin, Texas: Prensa de la Universidad de Texas. págs.  315 –36. ISBN 978-0-292-71244-7. OCLC  55889753 .
  • Cioffi-Revilla, Claudio; Todd Landman (diciembre de 1999). "Evolución de los sistemas políticos mayas en el antiguo sistema mesoamericano". Estudios Internacionales Trimestral . 43 (4): 559–98. doi : 10.1111 / 0020-8833.00137 . ISSN  1468-2478 . JSTOR  3014022 . OCLC  52067195 .
  • Coe, Michael D. (1994) [1992]. Rompiendo el Código Maya . Londres, Reino Unido: Thames & Hudson. ISBN 978-0-14-023481-7. OCLC  31288285 .
  • Coe, Michael D. (1999). Los mayas (Sexta ed.). Nueva York: Thames & Hudson. ISBN 978-0-500-28066-9. OCLC  40771862 .
  • Colas, Pierre R .; Alexander Voß (2011) [2006]. "Un juego de vida o muerte: El juego de pelota maya". En Nikolai Grube (ed.). Los Mayas: Una Civilización Milenaria [ A Game of Life or Death: The Maya Ballgame ] (tapa dura) (en español). Potsdam, Alemania: Tandem Verlag. págs. 186–91. ISBN 978-3-8331-6293-0. OCLC  828120761 .
  • Colunga-García Marín, Patricia; Daniel Zizumbo-Villarreal (invierno de 2004). "Domesticación de plantas en tierras bajas mayas". Botánica económica . 58, Suplemento: S101 – S110. doi : 10.1663 / 0013-0001 (2004) 58 [s101: dopiml] 2.0.co; 2 . JSTOR  4256911 .
  • D'Arcy Harrison, Peter (2003). "Palacios de la Corte Real de Tikal". En Jessica Joyce Christie (ed.). Palacios mayas y residencias de élite: un enfoque interdisciplinario . Serie de Linda Schele en estudios mayas y precolombinos. Austin, Texas: Prensa de la Universidad de Texas. pp.  98 -119. ISBN 978-0-292-71244-7. OCLC  55889753 .
  • Dahlin, Bruce H .; Christopher T. Jensen; Richard E. Terry; David R. Wright; Timothy Beach (diciembre de 2007). "En busca de un mercado maya antiguo". Antigüedad latinoamericana . 18 (4): 363–84. doi : 10.2307 / 25478193 . ISSN  2325-5080 . JSTOR  25478193 .
  • del Águila Flores, Patricia (2007). "Zaculeu: Ciudad Postclásica en las Tierras Altas Mayas de Guatemala" [Zaculeu: Ciudad Postclásica en el Altiplano Maya de Guatemala] (PDF) (en español). Ciudad de Guatemala, Guatemala: Ministerio de Cultura y Deportes. OCLC  277021068 . Archivado desde el original (PDF) el 21 de julio de 2011 . Consultado el 6 de agosto de 2011 .
  • Demarest, Arthur (2004). Antiguos mayas: el auge y la caída de una civilización forestal . Cambridge, Reino Unido: Cambridge University Press. ISBN 978-0-521-53390-4. OCLC  51438896 .
  • Demarest, Arthur A .; Tomás, Barrientos; Federico Fahsen (2006). Laporte, JP; Arroyo, B .; Mejía, H. (eds.). "El apogeo y el Colapso del reinado de Cancuen: Resultados e interpretaciones del Proyecto Cancuen, 2004-2005" [El apogeo y el colapso del reino de Cancuen: resultados e interpretaciones del proyecto Cancuen, 2004-2005] (PDF) . Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala (en español). XIX (2005): 826–37. OCLC  71050804 . Archivado desde el original (PDF) el 23 de septiembre de 2015.
  • Diehl, Richard A. (2004). Los olmecas: la primera civilización de Estados Unidos . Serie pueblos y lugares antiguos. Londres, Reino Unido: Thames & Hudson. ISBN 978-0-500-02119-4. OCLC  56746987 .
  • Doyle, James A. (diciembre de 2012). "Reagrupamiento en" Grupos E ": Monumentalidad y Centros Tempranos en las Tierras Bajas Mayas del Preclásico Medio". Antigüedad latinoamericana . 23 (4): 355–79. doi : 10.7183 / 1045-6635.23.4.355 . ISSN  2325-5080 . JSTOR  23645603 . OCLC  54395676 .
  • Dibujó, David (1999). Las crónicas perdidas de los reyes mayas . Londres, Reino Unido: Phoenix Press. ISBN 978-0-7538-0989-1. OCLC  59565970 .
  • Ellsworth Hamann, Byron (marzo de 2008). "Cómo los jeroglíficos mayas obtuvieron su nombre: Egipto, México y China en la gramatología occidental desde el siglo XV" . Actas de la American Philosophical Society . 152 (1). ISSN  0003-049X . OCLC  1480557 .
  • Emboden, William A. (1 de enero de 1979). "Nymphaea ampla y otros narcóticos en el ritual maya y el chamanismo". Mexicon . 1 (4): 50–52. ISSN  0720-5988 . JSTOR  23757393 . OCLC  5821915 .
  • Emmerich, André (2005). "Mejora de las probabilidades: conservación a través de la distribución" . En Kate Fitz Gibbon (ed.). ¿Quién es dueño del pasado ?: Política cultural, propiedad cultural y derecho . Nuevo Brunswick, Nueva Jersey y Londres, Reino Unido: Rutgers University Press. ISBN 978-0-8135-3687-3. OCLC  57893247 .
  • Estrada-Belli, Francisco (2011). La primera civilización maya: ritual y poder antes del período clásico . Abingdon, Reino Unido y Nueva York: Routledge. ISBN 978-0-415-42994-8. OCLC  614990197 .
  • Fisher, Chelsea (diciembre de 2014). "El papel de la agricultura infield en las ciudades mayas". Revista de Arqueología Antropológica . 36 : 196–210. doi : 10.1016 / j.jaa.2014.10.001 .
  • Fash, William L. "Maya". En Davíd Carrasco (ed). La enciclopedia de Oxford de culturas mesoamericanas . : Oxford University Press, 2001. ISBN 9780195188431 
  • Foias, Antonia E. (2014) [2013]. Dinámica política de los antiguos mayas . Gainesville, Florida: University Press of Florida. ISBN 978-0-8130-6089-7. OCLC  878111565 .
  • Forsyth, Donald W. (1993). JP Laporte; H. Escobedo; S. Villagrán de Brady (eds.). "La arquitectura preclásica en Nakbe: un estudio comparativo de dos periodos" [La arquitectura preclásica de Nakbe: un estudio comparativo de dos períodos] (PDF) . Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala (en español). VI (1992): 113–21. OCLC  30671693 . Archivado desde el original (PDF) el 4 de septiembre de 2011 . Consultado el 21 de julio de 2010 .
  • Foster, Lynn (2002). Manual para la vida en el mundo maya antiguo . Nueva York: Oxford University Press. ISBN 978-0-19-518363-4. OCLC  57319740 .
  • Fox, John W. (2008) [1987]. Formación del estado maya del Posclásico . Cambridge, Reino Unido y Nueva York: Cambridge University Press. ISBN 978-0-521-10195-0. OCLC  297146853 .
  • Freidel, David A .; Linda Schele ; Joy Parker (1993). Maya Cosmos: Tres mil años en el camino del chamán . Nueva York: William Morrow & Co. ISBN 978-0-688-10081-0. OCLC  27430287 .
  • Fuente, Beatriz de la; Leticia Staines Cicero y Alfonso Arellano Hernández (1999). "Arte: Centinelas de la Eternidad". En A. Arellano Hernández; et al. (eds.). Los mayas del período clásico . Ciudad de México, México: Consejo Nacional para la Cultura y las Artes ( CONACULTA ). págs. 141–226. ISBN 978-970-18-3005-5. OCLC  42213077 .
  • Gillespie, Susan D. (1991). "Juegos de pelota y límites" . En Vernon Scarborough; David R. Wilcox (eds.). El juego de pelota mesoamericano . Tucson, Arizona: Prensa de la Universidad de Arizona. págs.  317–45 . ISBN 978-0-8165-1360-4. OCLC  51873028 .
  • Gillespie, Susan D. (septiembre de 2000). "Repensar la organización social de los antiguos mayas: Reemplazo de" Linaje "por" Casa " ". Antropólogo estadounidense . 102 (3): 467–484. doi : 10.1525 / aa.2000.102.3.467 . ISSN  0002-7294 . JSTOR  683405 . OCLC  1479294 .
  • Guillemín, Jorge F. (1965). Iximché: Capital del Antiguo Reino Cakchiquel [ Iximché: Capital del Antiguo Reino Kaqchikel ] (en español). Ciudad de Guatemala, Guatemala: Tipografía Nacional de Guatemala. OCLC  1498320 .
  • Hammond, Norman; Duncan Pring; Rainer Berger; VR Switsur; AP Ward (15 de abril de 1976). "Cronología de radiocarbono para la ocupación maya temprana en Cuello, Belice". Naturaleza . 260 (5552): 579–81. Código Bibliográfico : 1976Natur.260..579H . doi : 10.1038 / 260579a0 . ISSN  0028-0836 . S2CID  4270766 .
  • Hansen, Richard D. (1991). JP Laporte; S. Villagrán; H. Escobedo; D. de González; J. Valdés (eds.). "Resultados preliminares de las investigaciones arqueológicas en el sitio Nakbe, Petén, Guatemala" [Resultados preliminares de las investigaciones arqueológicas de Nakbe, Petén, Guatemala] (PDF) . Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala (en español). II (1988): 163–78. OCLC  27267772 . Archivado desde el original (PDF) el 7 de julio de 2011 . Consultado el 21 de julio de 2010 .
  • Hansen, Richard D. (1998). "Continuidad y disyunción: los antecedentes preclásicos de la arquitectura maya clásica" (PDF) . En Stephen D. Houston (ed.). Función y significado en la arquitectura maya clásica . Washington, DC: Biblioteca y colección de investigación de Dumbarton Oaks . págs. 49-122. ISBN 978-0-88402-254-1. OCLC  318200121 .
  • Hohmann-Vogrin (2011) [2006]. "Unidad de espacio y tiempo: la arquitectura Maya". En Nikolai Grube (ed.). Los Mayas: Una Civilización Milenaria [ Unidad de espacio y tiempo: Arquitectura maya ] (tapa dura) (en español). Potsdam, Alemania: Tandem Verlag. págs. 194–215. ISBN 978-3-8331-6293-0. OCLC  828120761 .
  • Houston, Stephen; John Robertson; David Stuart (junio de 2000). "El lenguaje de las inscripciones mayas clásicas". Antropología actual . 41 (3): 321–56. doi : 10.1086 / 300142 . ISSN  0011-3204 . JSTOR  10.1086 / 300142 . PMID  10768879 . S2CID  741601 .
  • Hutson, Scott R. (diciembre de 2011). "El Arte de Devenir: El Grafiti de Tikal, Guatemala". Antigüedad latinoamericana . 22 (4): 403–26. doi : 10.7183 / 1045-6635.22.4.403 . ISSN  2325-5080 . JSTOR  23072567 .
  • Jackson, Sarah E. (2013). Política de la corte maya: jerarquía y cambio en el período Clásico Tardío . Norman, Oklahoma: Prensa de la Universidad de Oklahoma. ISBN 978-0-8061-4341-5. OCLC  813300656 .
  • Jones, Grant D. (1998). La conquista del último reino maya . Stanford, California: Prensa de la Universidad de Stanford. ISBN 978-0-8047-3522-3.
  • Justeson, John (2010). "La cognición numérica y el desarrollo del 'cero' en Mesoamérica" . La arqueología de la medición: comprensión del cielo, la tierra y el tiempo en las sociedades antiguas . Nueva York, Estados Unidos: Cambridge University Press. págs. 43–53. ISBN 978-0-521-11990-0. OCLC  501396677 .
  • Kettunen, Harri; Helmke, Christopher (2008). "Introducción a los jeroglíficos mayas: manual del taller" (PDF) . Artículos de Mesoweb . Mesoweb : una exploración de las culturas mesoamericanas. Archivado desde el original (PDF) el 8 de agosto de 2014 . Consultado el 8 de marzo de 2015 .
  • Kettunen, Harri; Helmke, Christopher (2014). "Introducción a los jeroglíficos mayas: manual del taller" (PDF) . Artículos de Mesoweb (14ª ed.). Mesoweb : una exploración de las culturas mesoamericanas. Archivado desde el original (PDF) el 1 de mayo de 2015 . Consultado el 8 de marzo de 2015 . URL alternativa
  • Museo de Arte Kimbell (2015). "Presentación de cautivos a un gobernante maya" . Fort Worth, Texas: Museo de Arte Kimbell. Archivado desde el original el 7 de marzo de 2015 . Consultado el 7 de marzo de 2015 .
  • Koch, Peter O. (2013). John Lloyd Stephens y Frederick Catherwood: pioneros de la arqueología maya . Jefferson, Carolina del Norte: McFarland. ISBN 978-0-7864-7107-2. OCLC  824359844 .
  • Kristan-Graham, Cynthia; Jeff Karl Kowalski (2007). "Chichén Itzá, Tula y Tollan: perspectivas cambiantes sobre un problema recurrente en la arqueología e historia del arte mesoamericanas" . Tollans gemelos: Chichén Itzá, Tula y el mundo mesoamericano del Epiclásico al Posclásico Temprano . Washington, DC: Fideicomisarios de la Universidad de Harvard. págs. 13–84. ISBN 978-0-88402-323-4. OCLC  71243931 .
  • Laporte, Juan Pedro ; Vilma Fialko (1994). JP Laporte; H. Escobedo (eds.). "Mundo Perdido, Tikal: Los enunciados actuales" [Mundo Perdido, Tikal: Preguntas actuales] (PDF) . Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala (en español). VII (1993): 335–48. OCLC  33865804 . Archivado desde el original (PDF) el 15 de septiembre de 2011 . Consultado el 26 de febrero de 2012 .
  • Looper, Matthew G. (1999). "Nuevas perspectivas sobre la historia política del Clásico Tardío de Quiriguá, Guatemala". Mesoamérica antigua . 10 (2): 263–80. doi : 10.1017 / S0956536199101135 . ISSN  0956-5361 . OCLC  86542758 .
  • Looper, Matthew G. (2003). Lightning Warrior: Arte Maya y Realeza en Quiriguá . Serie de Linda Schele en estudios mayas y precolombinos. Austin, Texas: Prensa de la Universidad de Texas. ISBN 978-0-292-70556-2. OCLC  52208614 .
  • Con amor, Michael (diciembre de 2007). "Investigaciones recientes en el Altiplano Sur y la Costa Pacífica de Mesoamérica". Revista de Investigaciones Arqueológicas . 15 (4): 275–328. doi : 10.1007 / s10814-007-9014-y . ISSN  1573-7756 . S2CID  144511056 .
  • Lovell, W. George (2000). "Los mayas de las tierras altas". En Richard EW Adams; Murdo J. Macleod (eds.). La Historia de Cambridge de los Pueblos Nativos de las Américas, vol. II: Mesoamérica, parte 2 . Cambridge, Reino Unido: Cambridge University Press. págs. 392–444. ISBN 978-0-521-65204-9. OCLC  33359444 .
  • Lovell, W. George (2005). Conquista y supervivencia en la Guatemala colonial: una geografía histórica de las tierras altas de Cuchumatán, 1500–1821 (3ª ed.). Montreal, Canadá: McGill-Queen's University Press. ISBN 978-0-7735-2741-6. OCLC  58051691 .
  • Macri, Martha J .; Matthew George Looper (2003). El nuevo catálogo de jeroglíficos mayas . La civilización de la serie de indios americanos. 1: Las inscripciones del período Clásico. Norman, Oklahoma: Prensa de la Universidad de Oklahoma. ISBN 978-0-8061-3497-0. OCLC  773482216 .
  • Marcus, Joyce (2004a). "Mayas plebeyos: el estereotipo y la realidad" (PDF) . En Jon C. Lohse; Fred Valdez Jr. (eds.). Antiguos comuneros mayas . Austin, Texas: Prensa de la Universidad de Texas. págs. 255–84. ISBN 978-0-292-70571-5. OCLC  60745417 : a través del Proyecto MUSE .
  • Marcus, Joyce (2004) [2003]. "Los Mayas y Teotihuacan". En Geoffrey E. Braswell (ed.). Maya y Teotihuacan: reinterpretación de la interacción clásica temprana . Austin, Texas: Prensa de la Universidad de Texas. págs. 337–56. ISBN 978-0-292-70587-6. OCLC  254181446 .
  • Martín, Simón ; Nikolai Grube (2000). Crónica de los reyes y reinas mayas: descifrando las dinastías de los antiguos mayas . Londres, Reino Unido y Nueva York, EE. UU .: Thames & Hudson. ISBN 978-0-500-05103-0. OCLC  47358325 .
  • Masson, Marilyn A .; Carlos Peraza Lope (2004). "Comuneros en la sociedad maya del Posclásico: construcciones de clase social versus económica". En Jon C. Lohse; Fred Valdez Jr. (eds.). Antiguos comuneros mayas . Austin, Texas: Prensa de la Universidad de Texas. págs. 197–223. ISBN 978-0-292-70571-5. OCLC  803179517 .
  • Masson, Marilyn A. (6 de noviembre de 2012). "Ciclos de colapso maya" . Actas de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América . 109 (45): 18237–38. Código bibliográfico : 2012PNAS..10918237M . doi : 10.1073 / pnas.1213638109 . ISSN  1091-6490 . JSTOR  41829886 . PMC  3494883 . PMID  22992650 .
  • Masson, Marilyn A .; Carlos Peraza Lope (2014). "Militarismo, miseria y colapso" . En Marilyn A. Masson; Carlos Peraza Lope (eds.). El reino de Kukulcán: la vida urbana en el antiguo Mayapán . Boulder, Colorado, EE.UU .: University Press of Colorado. ISBN 978-1-60732-319-8. OCLC  892430422 .
  • Mateo, Laura E. (2012). Memories of Conquest: Becoming Mexicano in Colonial Guatemala (tapa dura) . Primeros pueblos. Chapel Hill, Carolina del Norte, EE.UU .: University of North Carolina Press. ISBN 978-0-8078-3537-1. OCLC  752286995 .
  • McVicker, Donald (enero de 1985). "Los mexicanos" mayanizados ". Antigüedad americana . 50 (1): 82–101. doi : 10.2307 / 280635 . ISSN  2325-5080 . JSTOR  280635 .
  • Milbrath, Susan (1999). "Estrellas, la Vía Láctea, cometas y meteoritos" (PDF) . Dioses estelares de los mayas: astronomía en el arte, el folclore y los calendarios . Austin, Texas: Prensa de la Universidad de Texas. págs. 249–93. ISBN 978-0-292-75225-2. OCLC  40848420 : a través del Proyecto MUSE .
  • Miles, Susanna W. (1952). "Un análisis de los calendarios modernos de América Central: un estudio en conservación". En Sol Tax (ed.). Aculturación en las Américas . Actas y artículos seleccionados del Congreso Internacional de Americanistas. Chicago, Illinois: University of Chicago Press. págs. 273–84. OCLC  180504894 .
  • Miller, María (1999). Arte y Arquitectura Maya . Londres, Reino Unido y Nueva York: Thames & Hudson. ISBN 978-0-500-20327-9. OCLC  41659173 .
  • Miller, Mary; Karl Taube (1993). Los dioses y símbolos del México antiguo y los mayas . Londres, Reino Unido: Thames y Hudson. ISBN 978-0-500-05068-2. OCLC  901448866 .
  • Oakley, Francis; Rubin, Benjamin B. (2012). "La realeza sacra y los orígenes de las órdenes religiosas, sociales y políticas" . En Patrick McNamara; Wesley J. Wildman (eds.). La ciencia y las religiones del mundo: orígenes y destinos . 1 . Santa Bárbara, California: Praeger / ABC-CLIO. págs. 69–90. ISBN 978-0-313-38732-6. OCLC  768417915 .
  • Olmedo Vera, Bertina (1997). A. Arellano Hernández; et al. (eds.). Los mayas del período clásico . Ciudad de México, México: Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA). págs. 9–99. ISBN 978-970-18-3005-5. OCLC  42213077 .
  • Phillips, Charles (2007) [2006]. La historia ilustrada completa de los aztecas y mayas: la crónica definitiva de los pueblos antiguos de América Central y México, incluidos los aztecas, mayas, olmecas, mixtecos, toltecas y zapotecas . Londres, Reino Unido: Anness Publishing Ltd. ISBN 978-1-84681-197-5. OCLC  642211652 .
  • Popenoe de Hatch, Marion; Christa Schieber de Lavarreda (2001). JP Laporte; AC Suasnávar; B. Arroyo (eds.). "Una revisión preliminar de la historia de Takʼalik Abʼaj, departamento de Retalhuleu" [Revisión preliminar de la historia de Takalik Abaj, departamento de Retalhuleu] (PDF) . Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala (en español). XIV (2000): 990–1005. OCLC  49563126 . Archivado desde el original (PDF) el 11 de diciembre de 2009 . Consultado el 1 de febrero de 2009 .
  • Pugh, Timothy W .; Leslie G. Cecil (2012). "El período de contacto del centro de Petén, Guatemala en color" . Análisis Social y Cultural, Departamento de . Publicaciones de la facultad. Documento 6.
  • Quezada, Sergio (2011). La Colonización de los mayas peninsulares [ la colonización de la Península Maya ] (PDF) . Biblioteca Básica de Yucatán (en español). 18 . Mérida, Yucatán, México: Secretaría de Educación del Gobierno del Estado de Yucatán. ISBN 978-607-7824-27-5. OCLC  796677890 . Archivado desde el original (PDF) el 4 de noviembre de 2013 . Consultado el 20 de enero de 2013 .
  • Recinos, Adrian (1986) [1952]. Pedro de Alvarado: Conquistador de México y Guatemala [ Pedro de Alvarado: Conquistador de México y Guatemala ] (en español) (2ª ed.). Antigua Guatemala, Guatemala: CENALTEX Centro Nacional de Libros de Texto y Material Didáctico "José de Pineda Ibarra". OCLC  243309954 .
  • Reents-Budet, Dorie; Antonia E. Foias; Ronald L. Bishop; M. James Blackman; Stanley Guenter (2007). JP Laporte; B. Arroyo; H. Mejía (eds.). "Interacciones políticas y el Sitio Ikʼ (Motul de San José): Datos de la cerámica" [ Interacciones políticas y el sitio Ikʼ (Motul de San José): Datos cerámicos] (PDF) . Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala (en español). XX (2006): 1416–36. OCLC  173275417 . Archivado desde el original (PDF) el 14 de septiembre de 2011 . Consultado el 14 de noviembre de 2009 .
  • Restall, Matthew ; Florine Asselbergs (2007). La invasión de Guatemala: relatos españoles, nahuas y mayas de las guerras de conquista . University Park, Pensilvania: Prensa de la Universidad Estatal de Pensilvania. ISBN 978-0-271-02758-6. OCLC  165478850 .
  • Rice, Prudence M .; Don S. Rice (2009). "Introducción a los Kowoj y sus vecinos de Petén". En Prudence M. Rice; Don S. Rice (eds.). El Kowoj: identidad, migración y geopolítica en el Petén del Posclásico Tardío, Guatemala . Boulder, Colorado: University Press de Colorado. págs.  3 a 15. ISBN 978-0-87081-930-8. OCLC  225875268 .
  • Rice, Prudence M .; Don S. Rice; Timothy W. Pugh; Rómulo Sánchez Polo (2009). "Arquitectura defensiva y contexto bélico en Zacpetén". En Prudence M. Rice; Don S. Rice (eds.). El Kowoj: identidad, migración y geopolítica en el Petén del Posclásico Tardío, Guatemala . Boulder, Colorado: University Press de Colorado. págs.  123 –140. ISBN 978-0-87081-930-8. OCLC  225875268 .
  • Ros, Narin. "Base de datos del Museo Maya" . Fundación para el Avance de los Estudios Mesoamericanos. Archivado desde el original el 8 de julio de 2014 . Consultado el 8 de junio de 2015 . Lista completa de FAMSI archivada desde el original el 08/06/2015.
  • Rosenwig, Robert M. (2010). Los inicios de la civilización mesoamericana: la interacción interregional y los olmecas . Nueva York: Cambridge University Press. ISBN 978-0-521-11102-7. OCLC  402542556 .
  • Ross, Nanci J. (enero de 2011). "La composición moderna de las especies de árboles refleja los antiguos 'jardines forestales' mayas en el noroeste de Belice". Aplicaciones ecológicas . 21 (1): 75–84. doi : 10.1890 / 09-0662.1 . ISSN  1051-0761 . JSTOR  29779638 . PMID  21516889 .
  • Salisbury, David; Mimi Koumenalis; Barbara Moffett (19 de septiembre de 2002). "Los jeroglíficos recientemente revelados cuentan la historia del conflicto de superpotencias en el mundo maya" (PDF) . Exploración: Revista de investigación en línea de la Universidad de Vanderbilt . OCLC  50324967 . Archivado desde el original (PDF) el 2 de noviembre de 2014 . Consultado el 20 de mayo de 2015 .
  • Saturno, William A .; David Stuart; Boris Beltrán (3 de marzo de 2006). "Escritura maya temprana en San Bartolo, Guatemala". Ciencia . Series nuevas. 311 (5765): 1281–83. Código Bibliográfico : 2006Sci ... 311.1281S . doi : 10.1126 / science.1121745 . ISSN  1095-9203 . JSTOR  3845835 . OCLC  863047799 . PMID  16400112 . S2CID  46351994 .
  • Schele, Linda ; Peter Mathews (1999). El Código de los Reyes: el idioma de siete templos y tumbas mayas . Nueva York: Simon & Schuster. ISBN 978-0-684-85209-6. OCLC  41423034 .
  • Museo de Arqueología y Etnología de SFU. "Artefactos destacados: pedernales excéntricos mayas" . Burnaby, Columbia Británica, Canadá: Museo de Arqueología y Etnología de la Universidad Simon Fraser. Archivado desde el original el 2 de noviembre de 2014 . Consultado el 31 de marzo de 2015 .
  • Sharer, Robert J. (2000). "Las tierras altas mayas y la costa del Pacífico adyacente". En Richard EW Adams; Murdo J. Macleod (eds.). La Historia de Cambridge de los Pueblos Nativos de las Américas, vol. II: Mesoamérica, parte 1 . Cambridge, Reino Unido: Cambridge University Press. págs. 449–99. ISBN 978-0-521-35165-2. OCLC  33359444 .
  • Sharer, Robert J .; Loa P. Traxler (2006). The Ancient Maya (sexta edición, totalmente revisada). Stanford, California: Prensa de la Universidad de Stanford. ISBN 978-0-8047-4817-9. OCLC  57577446 .
  • Šprajc, Ivan (2018). "Astronomía, arquitectura y paisaje en la Mesoamérica prehispánica". Revista de Investigaciones Arqueológicas . 26 (2): 197–251. doi : 10.1007 / s10814-017-9109-z . S2CID  149439162 .
  • Stuart, David ; George Stuart (2008). Palenque: Ciudad Eterna de los Mayas . Londres, Reino Unido: Thames & Hudson. ISBN 978-0-500-05156-6. OCLC  227016561 .
  • Szymanski, enero (2013). "Entre la muerte y la divinidad. Repensar la importancia de los grupos triádicos en la cultura maya antigua" (PDF) . Tesis de Doctorado . Varsovia, Polonia: Universidad de Varsovia. Archivado desde el original (PDF) el 3 de noviembre de 2014 . Consultado el 13 de enero de 2014 .
  • Taladoire, Eric; Benoit Colsenet (1991). " " Bois Ton Sang, Beaumanoir ": Los aspectos políticos y conflictivos del juego de pelota en la zona norte de Chiapas" . En Vernon Scarborough; David R. Wilcox (eds.). El juego de pelota mesoamericano . Tucson, Arizona: Prensa de la Universidad de Arizona. págs.  161–74 . ISBN 978-0-8165-1360-4. OCLC  51873028 .
  • Tanaka, Yuki (2008). Un estudio comparativo de la escritura jeroglífica maya y la ortografía japonesa en el corpus jeroglífico de Quiriguá . Ann Arbor, Michigan. ISBN 978-0-549-99989-8.
  • Taube, Karl A. (2004) [2003]. "Tetitla y la presencia maya en Teotihuacan". En Geoffrey E. Braswell (ed.). Maya y Teotihuacan: reinterpretación de la interacción clásica temprana . Austin, Texas: Prensa de la Universidad de Texas. págs. 273–314. ISBN 978-0-292-70587-6. OCLC  254181446 .
  • Tedlock, Barbara (1992) [1982]. Time and the Highland Maya (Ed. Revisada). Albuquerque, Nuevo México: University of New Mexico Press. ISBN 978-0-8263-1358-4. OCLC  45732799 .
  • Thompson, J. Eric S. (julio-septiembre de 1932). "Un calendario maya de la Alta Vera Paz, Guatemala". Antropólogo estadounidense . Series nuevas. 34 (3): 449–54. doi : 10.1525 / aa.1932.34.3.02a00090 . ISSN  0002-7294 . JSTOR  661903 . OCLC  1479294 .
  • Thompson, J. Eric S. (1966). "El Área Maya Central en la Conquista Española y Posterior: Un Problema Demográfico". Actas del Real Instituto Antropológico de Gran Bretaña e Irlanda (1966): 23–37. doi : 10.2307 / 3031712 . JSTOR  3031712 .
  • Thompson, J. Eric S. (1990) [1970]. Historia y religión maya . Norman, Oklahoma: Prensa de la Universidad de Oklahoma. ISBN 978-0-8061-2247-2. OCLC  715926981 .
  • Thompson, J. Eric S. (2 de mayo de 1974). "Astronomía Maya". Transacciones filosóficas de la Royal Society de Londres . Serie A, Ciencias Físicas y Matemáticas. 276 (1257, El lugar de la astronomía en el mundo antiguo): 83–98. Código Bib : 1974RSPTA.276 ... 83T . doi : 10.1098 / rsta.1974.0011 . ISSN  0261-0523 . JSTOR  74276 . S2CID  202574557 .
  • Tiesler, Vera; Andrea Cucina (diciembre de 2006). "Procedimientos en extracción de corazón humano y significado ritual: una evaluación tafonómica de marcas antropogénicas en esqueletos mayas clásicos". Antigüedad latinoamericana . 17 (4): 493–510. doi : 10.2307 / 25063069 . ISSN  2325-5080 . JSTOR  25063069 .
  • Tobin, Thomas J. (2001). "La construcción del códice en la civilización maya del período Clásico y Posclásico" . Pittsburgh, Pensilvania: Universidad de Duquesne. Archivado desde el original el 17 de octubre de 2002 . Consultado el 9 de marzo de 2015 .
  • Valdés, Juan Antonio (1994). JP Laporte; H. Escobedo; S. Villagrán (eds.). "El Grupo A de Uaxactun: Manifestaciones arquitectónicas y dinásticas durante el Clásico Temprano" [Uaxactun Grupo A: Manifestaciones arquitectónicas y dinastías durante el Clásico Temprano] (PDF) . I Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 1987 (en español): 98-111. OCLC  31177419 . Archivado desde el original (PDF) el 3 de noviembre de 2014 . Consultado el 21 de julio de 2010 .
  • Van Stone, Mark (2011). "No es el fin del mundo: evidencia émica de la diversidad local en la cuenta larga maya" . Actas de la Unión Astronómica Internacional . 7 (278): 186-191. Código bibliográfico : 2011IAUS..278..186V . doi : 10.1017 / S1743921311012610 .
  • Viqueira, Juan Pedro (2004) [1995]. "Chiapas y sus regiones" [Chiapas y sus Regiones]. En Juan Pedro Viqueira; Mario Humberto Ruz (eds.). Chiapas: los rumbos de otra historia [ Chiapas: Los cursos de una historia diferente ] (en español). Ciudad de México, México: Centro de Investigaciones Filológicas con Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS). págs. 19–40. ISBN 978-968-36-4836-5. OCLC  36759921 .
  • WAYEB. "Museos y colecciones" . Asociación Europea de Mayanistas (WAYEB). Archivado desde el original el 11 de mayo de 2015 . Consultado el 8 de junio de 2015 .
  • Webster, David (marzo de 2000). "La civilización no tan pacífica: una revisión de la guerra maya". Revista de Prehistoria Mundial . 14 (1): 65-119. doi : 10.1023 / a: 1007813518630 . ISSN  1573-7802 . JSTOR  25801154 . S2CID  159563593 .
  • Webster, David; William L. Fash Jr .; Claude F. Baudez; Berthold Riese; William T. Sanders (1989). La Casa de los Bacabs, Copán, Honduras . Estudios en Arqueología y Arte Precolombino . Dumbarton Oaks, fideicomisarios de la Universidad de Harvard. págs. i – iv, 1–111, 113–16. ISBN 978-0-88402-177-3. JSTOR  41263469 . OCLC  18557303 .
  • Williams, Josh (2010). "Pedernal excéntrico de Mississippian y Maya" . Springfield, Missouri: Junta de Gobernadores de la Universidad Estatal de Missouri. Archivado desde el original el 2 de noviembre de 2014 . Consultado el 29 de diciembre de 2012 .
  • Sabio, Terence; McBride, Angus (2008) [1980]. Los conquistadores . Hombres de armas. 101 . Oxford, Reino Unido y Nueva York: Osprey Publishing. ISBN 978-0-85045-357-7. OCLC  12782941 .
  • Witschey, Walter RT; Clifford T. Brown (2012). Diccionario Histórico de Mesoamérica . Plymouth, Devon, Reino Unido: Scarecrow Press. ISBN 978-0-8108-7167-0. OCLC  754105610 .
  • Zorich, Zach (noviembre-diciembre de 2012). "El sentido maya del tiempo". Arqueología . Vol. 65 no. 6. Nueva York: Instituto Arqueológico de América. págs. 25-29. ISSN  0003-8113 . JSTOR  41804605 . OCLC  1481828 .

Otras lecturas

  • Braswell, Geoffrey E. (2003). Los mayas y Teotihuacan: reinterpretando la interacción del Clásico temprano . Austin, Texas: Prensa de la Universidad de Texas. ISBN 978-0-292-70914-0. OCLC  49936017 .
  • Braswell, Geoffrey E. (2014). Los mayas y sus vecinos centroamericanos: patrones de asentamiento, arquitectura, textos jeroglíficos y cerámica . Oxford, Reino Unido y Nueva York: Routledge. ISBN 978-0-415-74487-4. OCLC  857897947 .
  • Christie, Jessica Joyce (2003). Palacios mayas y residencias de élite: un enfoque interdisciplinario . Austin, Texas: Prensa de la Universidad de Texas. ISBN 978-0-292-71244-7. OCLC  50630511 .
  • Demarest, Arthur Andrew; Prudence M. Rice y Don Stephen Rice (2004). El Clásico Terminal en las Tierras Bajas Mayas: Colapso, Transición y Transformación . Boulder, Colorado: University Press de Colorado. ISBN 978-0-87081-739-7. OCLC  52311867 .
  • Fitzsimmons, James L. (2009). La muerte y los reyes mayas clásicos . Austin, Texas: Prensa de la Universidad de Texas. ISBN 978-0-292-71890-6. OCLC  699216836 .
  • Garber, James (2004). Los antiguos mayas del valle de Belice: medio siglo de investigación arqueológica . Gainesville, Florida: University Press of Florida. ISBN 978-0-8130-2685-5. OCLC  52334723 .
  • Arenque, Adam (2005). Arte y escritura en las ciudades mayas, 600-800 dC: una poética de la línea . Cambridge, Inglaterra; Nueva York: Cambridge University Press. ISBN 978-0-521-84246-4. OCLC  56834579 .
  • Lohse, Jon C. y Fred Valdez (2004). Antiguos comuneros mayas . Austin, Texas: Prensa de la Universidad de Texas. ISBN 978-0-292-70571-5. OCLC  54529926 .
  • Lucero, Lisa Joyce (2006). Agua y ritual: el ascenso y la caída de los gobernantes mayas clásicos . Austin, Texas: Prensa de la Universidad de Texas. ISBN 978-0-292-70999-7. OCLC  61731425 .
  • McKillop, Heather Irene (2005). En busca de comerciantes del mar maya . College Station, Texas: Prensa de la Universidad Texas A & M. ISBN 978-1-58544-389-5. OCLC  55145823 .
  • McKillop, Heather Irene (2002). Sal: Oro blanco de los antiguos mayas . Gainesville, Florida: University Press of Florida. ISBN 978-0-8130-2511-7. OCLC  48893025 .
  • Rice, Prudence M. (2004). Ciencia política maya: el tiempo, la astronomía y el cosmos (1ª ed.). Austin, Texas: Prensa de la Universidad de Texas. ISBN 978-0-292-70261-5. OCLC  54753496 .
  • Tiesler, Vera y Andrea Cucina (2006). Janaabʼ Pakal de Palenque: Reconstruyendo la vida y la muerte de un gobernante maya . Tucson, Arizona: Prensa de la Universidad de Arizona. ISBN 978-0-8165-2510-2. OCLC  62593473 .
  • Webster, David L. (2002). La caída de los antiguos mayas . Londres: Thames & Hudson. ISBN 978-0-500-05113-9.

enlaces externos

  • Fundación para el Avance de los Estudios Mesoamericanos, Inc. (FAMSI)
  • Fuentes primarias de la historia maya - parte uno por Ronald A. Barnett
  • Mesoweb de Joel Skidmore.
  • Maya Map : un mapa de la civilización maya.